miércoles, 2 de marzo de 2016

PIETRO DA CORTONA. FRESCOS DEL PALAZZO BARBERINI


Estos frescos de la sala principal del Palazzo Barberini representan la obra cumbre del primer clasicismo de Cortona (una segunda época, tras su estancia florentina, culminará en una nueva maestra en los frescos de la Chiesa Nuova)
En ellos podemos ver cómo la tradicional pintura clasicista de los Carracci (y en especial las experimentaciones de Lanfranco), iniciaba un nuevo rumbo hacia lo que sería conocido como el barroco decorativo que se culminaría en las obras de Pozzo o Baciccia en el Gesú
De ellos tomaría el poderío de la forma y la composición heredada de Miguel Ángel pero también todo el colorido veneciano (tomado del joven Rubens, como ya explicamos aquí) que realmente explota en las alturas insospechadas que se consiguen a través del sistema de quadratura (los famosos trampantojos).

Se trata de un Cortona opulento y dinámico  que no deja un momento de pausa al ojo del espectador (Lo Bianca) que atemperará su carácter en su segunda madurez.
El tema fue realizado por el poeta Francesco Bracciolini, y representaba El triunfo de la Divina Providencia y el cumplimiento de sus fines a través del poder temporal y espiritual del Papa.

Un tema perfecto en donde se unían contrarreforma (la Divina Providencia) y Papado en la figura de los Barberini (Urbano VIII) que estaba instaurando un verdadero "absolutismo monárquico como sistema de gobierno" (Martínez Ripoll), siendo el origen de toda una tradición cortesana que el alto barroco y el rococó utilizará para decorar (significativamente) sus palacios (como los trabajos de Tiépolo para las diversas dinastías borbónicas)




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada