jueves, 24 de marzo de 2016

SAN FRANCISCO DE BORJA. ALONSO CANO


Nos encontramos con una de las primeras obras del pintor, según Pérez Sánchez, realizada aún mientras se encontraba en el taller de Pacheco.
Aunque en muchas ocasiones se ha intentado conectar con las obras del joven Velázquez, en mi humilde opinión, no me parece tan caravaggiesco.
Evidentemente está entonado en pardos y la luz está fuertemente dirigida, pero ni el tipo (realista pero sin los excesos casi feístas de lo caravaggista) ni la aparición de un cierto fondo, corresponden al estilo.

Hay, además, un incipiente clasicismo e idealización que serán típicos del autor, y un eco lejano del manierismo anterior en la pequeña visión de la izquierda.
Con todos estos datos más bien parecería una evolución personal de la pintura de Pacheco a la que se dota de mayor realismo y una factura mucho más fluida, con una luz intensa al modo de las que realizara Bassano, cuyos cuadros se conocían perfectamente en Sevilla
















.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario