domingo, 24 de abril de 2016

SANTA ANA. LA CATEDRAL DE TRIANA


Triana siempre ha sido distinta. Pueblo mozárabe cuando Sevilla era islámica, barriada morisca tras la conquista cristiana, arrabal popular tras la nobilización de la capital hispalense... Y es que el río Guadalquivir siempre fue frontera con el endeble puente de barcas desde tiempos acaso taifas, y sólo a partir de la construcción del Puente de Triana, se incorpora definitivamente a la ciudad.
Por ello desarrolló sus propios usos y símbolos, teniendo su propia "catedral" en la que hicieron estación de penitencia sus cofradías hasta el siglo XIX.
Por eso Santa Ana es algo más que una iglesia de la ciudad.

Su estructura principal corresponde a las iglesias alfonsinas (siglo XIII) que ya hemos visto en la ciudad (San AndrésOmnium SantorumSanta Marina, Santa Paula... o Córdoba) de interior gótico (en este caso con una mayor influencia cisterciense como pueden verse en sus ménsulas y sus portadas originales, o la sustitución de su tradicional techumbre de madera por nervaduras).


En las puertas originales volvemos a encontrar esta influencia cisterciense.

 La iglesia sufrirá reformas en el siglo XV y el XVIII, tras ser afectada por el terremoto de Lisboa.
Su interior, amplio y luminoso, muy vertical y elegante, es todo un museo del que iremos analizando poco a poco sus principales piezas.





Divina Pastora. Gabriel de Astorga
.



UNA RUTA TURÍSTICA DESDE AQUÍ

No hay comentarios:

Publicar un comentario