sábado, 21 de mayo de 2016

LA POLÍTICA MORAL DEL ROCOCÓ. Julio Seoane


Si partimos de la idea de que el arte rococó no es uno de los que más me apasionan, que me haya fascinado este libro tiene un doble mérito.
En apenas 200 páginas, su autor parte de este arte que solemos calificar de recargado y frívolo para, a través de él y sus sugestiones, plantearnos nuevas maneras de entender la posmodernidad como momento en donde la modernidad de origen ilustrado ha comenzado a enseñar sus fallas y más que nunca necesitamos de nuevos estímulos y formas para reinventar una nueva manera de urbanidad.
Cumple así el ensayo una doble función: darnos una visión contemporánea del arte rococó en donde se prescinde de lugares comunes y se buscan nuevas sugestiones y funciones sociales y, a la vez, volver a examinar la posmodernidad y su forma líquida, en donde no hay verdades absolutas (como demuestra la propia física cuántica) sino opiniones frágiles, un tanto indefinidas, convertidas en moda, perfectamente intercambiables como es una porcelana encima de una mesita.

Se concluye así (tanto en el rococó como en la actualidad) en la importancia de lo fugaz, decorativo, erótico y múltiple; la charla intrascendente (por el puro placer de hacerlo sin esperar encontrar grandes verdades), la sensibilidad frente a cualquier tipo de dogma... intentándoles quitar su visión negativa para insistir en cuánto nos pueden ayudar a calmar las heridas que produjo el movimiento moderno.
Es un "dejarse tocar por los otros", aceptar la contingencia y el azar en un nuevo modelo de urbanidad en un medio hipersofisticado (cuánto hay de hiperrrealidad o simulacro en el mundo rococó), dándole de nuevo importancia a la seducción, a la relación entre las personas (y no sólo al puro, anestésico individuo ilustrado-moderno), a lo que sucede (más que a lo que se planea), al instante inspirado frente al plan largamente elaborado.
                                                        
  Todo esto se encuentra detrás de una estética como la rococó, blanda frente a la dureza del proyecto moderno, más llena de vida que de ideas, tan falsa y teatral como en el fondo real, pues nuestro mundo actual es una perfecta rocalla de origen híbrido, sin esquinas precisas ni plan concreto

DICCIONARIO ROCOCÓ

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada