lunes, 16 de mayo de 2016

LOS ANTIRRETRATOS DE ANDY WARHOL


Hace un tiempo hablábamos de Warhol y su paradójica idea de la muerte; veamos hoy algunos rasgos sobre sus retratos.
El artista tuvo en ellos uno de los más felices y suculentos filones que, además de generarle unos grandes beneficios, multiplicaron su imagen y formas artísticas.
Por ellos pasaron actrices, políticos, condenados a muerte, iconos sexuales y todo tipo de celebridades.
Sin embargo, ¿eran verdaderos retratos?
Si el retrato se considera como semejanza, por supuesto, ya que la mayoría se basaban en fotografías.
Si es el retrato es individualidad, por supuesto que no.
Las imágenes, a menudo multiplicadas una y otra vez, convertían a su retratado en puro icono visual, tan subjetivo e individual como una sopa Cambells. Puro color y formas simplificadas por la seriegrafía que terminaban por ser un anuncio de sí mismos.

Por otra parte, muchos de sus retratos no eran sino signos, índices, puras ideas ... , como ocurre con los famosos retratos de Jackie Kennedy, la novia de América, que pasaba de la felicidad del sueño americano a convertirse en la Viuda de los americanos.

Su imagen se convertía así en la imagen oficial del luto de una nación, el emblema moderno del desgarramiento que supuso su asesinato.

Más aún sucedía en los retratos de los Criminales más famosos en donde, de frente y perfil, como en las fichas policiales, Warhol radiografía la América Negra con toda su violencia pero también su morbosidad (el crimen como una forma extrema del Sueño Americano)

No hay comentarios:

Publicar un comentario