miércoles, 8 de junio de 2016

ALYSCAMP. DE NECRÓPOLIS ROMANA A PALEOCRISTIANA Y MÁS TARDE ROMÁNICA


Desde finales del Imperio esta zona se convirtió en un gigantesco enterramiento que, siguiendo las leyes romanas que impedían los entierros de a ciudad, colocaba las necrópolis en torno a los caminos y calzadas que salían de la ciudad (como ya vimos en Tarragona).



Con la llegada del cristianos la función continuó, apareciendo múltiples sarcófagos (al volver al método de inhumación) que se alinearon a ambos lados de la vía (son esculturas, ahora recogidas en el museo de arte romano de la ciudad, son una de las mejores colecciones del mundo de este periodo).


Sarcófago de la Trinidad
.



La necrópolis se reactivó con el enterramiento de San Honorato (obispo de Arlés en el siglo V) en la capilla antes dedicada a San Ginés que fue remodelada en el siglo XII y consolidada ante su peligro de ruina en el XVI.




.
Cripta

Por si fuera poca la magia del lugar, en el siglo XIX fue uno de los lugares frecuentes de paseo de Van Gogh que los pintó en su estilo más depurado (bastante dependiente de Gauguin, con el que entonces convivía).























TODOS NUESTROS POST SOBRE LA PROVENZA

No hay comentarios:

Publicar un comentario