jueves, 2 de junio de 2016

DELACROIX BÍBLICO EN LA IGLESIA DE SAINT SULPICE


En pocas ocasiones trabajó Delacroix en el tema religioso pero con esta sola obra ya valdría para justificar una carrera entera.
Realizado en una capilla de la iglesia de Saint Sulpice, elabora tres escenas para ella, siendo las dos fundamentales Jacob y el ángel y la Expulsión de Heliodoro, en las que estuvo trabajando hasta sus últimos años
En ambas hay un constante homenaje a sus maestros por lo que resulta especialmente interesante para estudiar sus fuentes y ver cómo las utiliza.

Expulsión Heliodo. Rafael. Estacias Vaticanas

La Expulsión de Heliodoro retoma el tema tratado por Rafael en las Estancias Vaticanas, aunque realmente sólo toma de ella la posición del caballo mientras modifica todos los grupos y el espacio (tan equilibrado aunque esté comenzando el manierismo) creando una perspectiva compleja y fracturada, la de aquel que ya sabe que el mundo nunca será perfecto y sólo son pequeñas instantáneas que se suceden con rapidez.
En toda la obra, su escenografía y espectadores hay una clara huella de Veronés y su sentido teatral, mientras que el hombre que realmente vuela delante del caballo es un Rubens casi pasado por el ballet, llevando hasta último término la libertad formal de las anatomías del flamenco (aunque con numerosas sugestiones de la pintura barroca romana, tan abundante en éxtasis y apoteosis)

En la pared contraria se encuentra la lucha de Jacob con el ángel, la del hombre con la divinidad, que siempre perderá el primero.

Como es habitual en el mundo barroco descentra la escena principal, contraponiéndola los grandes troncos del fondo (tan rubenianos) para equilibrarla.
Mientras la musculatura es puramente miguelangelesca, todo el cuadro (aún más que el anterior) es un puro homenaje a Tiziano y sus paisajes realizados con pincelada suelta a los que añade un grado más al sentido del color del veneciano, aplicando la teoría de los colores complementarios que se estaba desarrollando en estos momentos


























No hay comentarios:

Publicar un comentario