miércoles, 9 de noviembre de 2016

PINTURA ROMÁNICA EN ESPAÑA. EL SEGUNDO MAESTRO DE PEDRET

El llamado Segundo Maestro de Pedret es, junto al de San Clemente de Tahull, el máximo representante de la pintura románica en nuestro país. Es, además, el más fiel seguidor de la corriente Italo-bizantina que se iniciara en Montecasino y se extendiera por Sant Angelo in Formis o San Vicenzo in Galliano. Precisamente por ello se le tiene como artista italiano de mediados del XII, aunque con numerosas particularidades que nos dan cuenta de su genio.

Su obra más representativa es la del ábside lateral de San Quirce del Pedret (Berga) en donde podemos ver alguno de sus rasgos más significativos, como el colorido brillante (azul, el amarillo, blanco, negro, verde y rojo) que le diferencian del estilo románico francés (San Isidoro de León).

 


También resulta muy característica la caligrafía de las formas, muy esquemática y de ritmos clásicos que tienden más a la serenidad, el canon esbelto y el estatismo que el maestro de Tahull. Especialmente la forma de sus rostros, apenas indicados pero profundamente humanos, son fácilmente reconocibles, igual que sus manos, de un esquemático y a la vez bellísimo claroscuro geométrico sobre la palma que aguanta sus largos dedos. (Es difícil hacer más con menos).



Olaguer Feliu relaciona esta forma de dibujar con formas coptas, mientras que la riqueza de vestidos y detalles decorativos (sus magníficas grecas) hay que conectarlos directamente con el mundo bizantino o al menos (Sureda) italo-bizantino

Greca



Y junto al color y la forma este maestro se caracterizará por una gran variedad de temas iconográficos que salen de las representaciones habituales y consiguen traducir a imágenes textos bíblicos poco utilizados.
Así, en San Quirce del Pedret encontramos el tema de las vírgenes sabias y prudentes, basado en el evangelio de San Mateo

"Entonces el Reino de los Cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al novio. Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas. Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite; mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas. Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron. Y a la medianoche se oyó un clamor: !Aquí viene el esposo; salid a recibirle! Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus lámparas. Y las insensatas dijeron a las prudentes: dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan. Mas las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas. Pero mientras ellas iban a comprar, vino el novio; y las que estaban preparadas entraron con él a la boda; y se cerró la puerta. Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: !!Señor, señor, ábrenos! Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco. Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir".
Mateo 25:1-13



Vírgenes prudentes, con el banquete preparado y los grandes velones (recordando el texto) encendidos





Las Vírgenes necias, con perfumes (pequeños tarros) y música, ambas formas negativas en la Edad Media por su carácter profano, alejado de lo divino

Siguiendo a Olaguer, se trata de un tema apocalíptico camuflado en la parábola. El Fin del Mundo puede ocurrir en cualquier momento y es necesario estar preparado para ello como las vírgenes prudentes (para saber más sobre esta relación entre escatología y control ideológico, ver artículo de este blog: el miedo románico)
(Por cierto, en los tiempos de Jesús, la tradición judía en las bodas era que un grupo de amigas de la novia esperaran al novio cerca del lugar en el que se llevaría a cabo la fiesta nupcial, para iluminarle el camino con lámparas cuando este llegase)


Las Vírgenes prudentes (izquierda) siempre están preparadas para recibir a su Señor, mientras las necias (derecha) han llegado tarde por no estar preparadas y se les niega la entrada

En Santa María de Aneu (Noguera-Pallaresa), junto a una Virgen con Niño habitual, la parte baja del ábside desarrolla el tema de la Visión de Isaías, una prefiguración (un antecedente) del Antiguo Testamento que se retoma para la elaboración del Apocalipsis de San Juan


Leed los textos y comparadlos con la imágenes, la traducción plástica es increíble


"El año que murió el rey Oceas, vi al Señor sentado en un trono elevado y excelso, con su largo manto que llenaba el santuario. Unos serafines que estaban ante él tenían cada uno seis alas; dos para cubrirse la cara, dos para cubrirse sus pies y dos para volar. Y se llamaban de unos a otros con estas palabras: ’Santo, Santo, Santo es Yavhé Sabaoth (...)’ (1, 13-21, y 10, 6 yi 9).

¿Véis los cantos, SCS, Santus, rodeando a los serafines en cuyas alas surgen ojos heterotópicos?


"Entonces voló hacia mi uno de los serafines, llevando en su mano una brasa que había recogido en unas tenazas sobre el altar. me tocó la boca y dijo: ’Cuando esto toque tus labios, tu culpa se borrará y tu pecado quedara expiado’. "(Is, 6, 6-7).




A ello se unen las palabras de Elías

"Mientras ellos iban andando y hablando entre ellos, un carro de fuego con caballos de fuego los separó al uno de el otro, y Elias subió al cielo en alboroto" (2 R 2, 11-13)



Estas magníficas ruedas de fuego serían su plasmación plástica

Para el tercer ejemplo que comentaremos en este post, las pinturas de San Pere del Burgal (Noguera Pallaresa), la novedad iconográfica es la aparición de la donante (Comtessa dels Pallars) en la zona baja de cortinajes (ideológicamente, lo terrestre), acaso Lucía de Pallars.


Esta conexión entre el poder religioso y político se refuerza con la aparición de la corona (aunque Sureda la supone como una especie de firma lombarda del propio autor).

Es especialmente relevante en este ejemplo su Virgen Apocalíptica y los extraordinarios rostros de Colegio Apostólico.

 





Su círculo se extendería por Tredós, Àger y Saint Lizier y, con ecos más lejanos a Aineto, Estaón, Orcau, Sorpe, Argolell.



Para saber más


No hay comentarios:

Publicar un comentario