domingo, 22 de enero de 2017

LA ERMITA DE SAN FRUTOS DEL DURATÓN


 El lugar, tan mágico, une en su visita arquitectura, historia, una naturaleza asombrosa y el recuerdo del ermitaño (San Frutos) y sus hermanos, que habitaron primigeniamente la zona (en torno al siglo VIII)

Hoces del Duratón desde la ermita



Posiblemente de orígenes visigodos (aunque tal vez aún anteriores, de tiempos romanos), en su entrada se encuentra una necrópolis mozárabe del siglo X, vinculada a la primera reconquista de a zona por parte de Fernán González.

 La ermita es una obra románica (en torno al siglo XI aunque con posteriores añadidos) de nave única con bóveda de cañón en donde más tarde se situaron diversas reliquias del santo.



 En torno suyo se encuentran las ruinas de lo que debió ser un gran monasterio vinculado a Santo Domingo de Silos.








 .

1 comentario:

  1. Bonito lugar y estupenda entrada,... tú lo has dicho destila magia,...arte, historia y naturaleza suelen convertirse en buenos aliados.
    Buen fin de semana!

    ResponderEliminar