miércoles, 15 de marzo de 2017

GOYA. YA VAN DESPLUMADOS/YA TIENEN ASIENTO


Este Capricho demuestra la gran modernidad de Goya, especialmente en un tema tan sensible como es la prostitución.
La obra nos presenta de forma cómica (casi rozando la pura caricatura), a un grupo de prostitutas que con sus escobas espantan a una especie de pollos desplumados (los clientes). Han acabado con su dinero y ya no hay nada más, como escribe el propio Goya:
Si se desplumaron ya, vayan fuera: que van a venir otros. Todos caerán


Realmente, se trata de la segunda parte de una historia iniciada en el Capricho anterior (Todos caerán), en donde esas mismas prostitutas han atraído a sus clientes (en la parte superior, convertidas en pájaros, como nuevas sirenas) y (en la inferior) son desplumados
Y que no escarmienten los que van a caer con el ejemplo de los que han caído! pero no hay más remedio todos caerán



Goya juega con el lenguaje (todavía hoy entendemos lo que significa la palabra desplumar) para crear una fábula moderna, profundamente irónica, en donde se critica, más que a las prostitutas, a los clientes que revolotean en torno suyo (ellos son los culpables de sus propios males).

Junto a las meretrices aparecerán siempre las alcahuetas o celestinas, viejas vestidas con hábitos, que son realmente las que se quedan sus beneficios.


Esta visión tan humana sobre un colectivo tradicionalmente denigrado, aparecerá una y otra vez en su obra (Bien tirada está) y llega a la broma visual con Ya tienen asiento, un nuevo giro sobre el lenguaje

Para que las niñas casquivanas tengan asiento no hay mejor cosa que ponérselo en la cabeza


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada