lunes, 1 de mayo de 2017

EXPLORANDO EL GUERNICA DE PICASSO (5). DE LAS METAMORFOSIS A LAS MUJERES LLORANDO

Como decíamos existe en todo el cuadro una fuerte tendencia a destrozar la figura para conseguir expresión. El proceso ya llevaba varios años desarrollándose en lo que se conoce como las Metamorfosis.
 
Mujer nadando

El tema fundamental en ellas es la mujer que lentamente se va deformando hasta convertirse en un monstruo sexual. Éste es uno de los temas recurrentes en el surrealismo, como ya analizamos en el caso de Dalí, vinculado con la idea de la mantis religiosa que devora a su amante tras la cópula, y que ya tenía una larga historia en el arte moderno, como vimos en el caso de Munch
El proceso comenzó en la Costa Azul, con bañistas que progresivamente van siendo deformadas hasta convertirse en verdaderos monstruos. Es el paso de la descomposición cubista (aséptica, como la labor de un cirujano) que lentamente se llena de emoción, de tensión, en un movimiento que oscila entre el expresionismo y el surrealismo más radical y, como siempre en Picasso, sumamente personal



Con la Guerra Civil Española (y continuándose con la II Guerra Mundial), estas bañistas se reconvierten en un nuevo motivo de lejanos ecos religiosos (de nuevo una vuelta de tuerca en el inmenso y múltiple universo visual y cultural de Picasso). Por una parte encontraremos las mujeres llorando, una reinterpretación del tema de María Magdalena medieval con la nueva apariencia cubista-expresionista-surrealista explicada anteriormente en donde el pañuelo (junto a las lágrimas, la boca y las manos) tiene la importancia central



En este grupo habría que enmarcar alguna de las figuras del Guernica, como se puede ver en la mujer de la derecha (con los ojos hechos en forma de lágrima) o la propia cabeza del caballo (y su boca desencajada y los dientes como armas, tal y como se observa en muchas de las mujeres)


Íntimamente relacionadas con ellas aparecen las mujeres con los niños muertos en los brazos, una personal interpretación de la Piedad o (más probablemente) de la Matanza de los inocentes.


La matanza de los inocentes. Rubens


De nuevo el Guernica es el origen de esta serie. Su figura de la izquierda (mi favorita) representa todo el drama de la Guerra con una madre que pierde a su hijo. Los recursos plásticos son verdaderamente extraordinarios. Desde los ojos convertidos en lágrimas, el escorzo brutal de la cabeza sobre un cuello alargado hasta límites imposibles, los pechos lacios, con extraños pezones agujereados que ya no servirán para nada,  la naricilla del niño muerto que (ilógicamente según la fisiología pero perfectamente entendible desde el sentimental) cae hacia abajo, o el enorme contraste entre la mano de la madre y la del hijo…




Pocas  veces en la historia se ha condensado en una sola imagen tanta potencia, y todo sin necesidad de recurrir a la imitación sino exclusivamente con una líneas expresivas. Una especie de largo grito que nace en el vientre, asciende por el interminable cuello y se desgarra en la boca abierta, con una lengua como un filo, contra el toro indiferente

No hay comentarios:

Publicar un comentario