lunes, 22 de mayo de 2017

LUCIANO FABRO. SERIE ITALIA


Dentro de la corriente denominada arte povera destacó la figura de Luciano Fabro.

 Gran parte de su obra reutiliza (como es habitual en el movimiento) materiales sencillos, de uso cotidiano que buscaban una crítica de la sociedad de consumo, profundamente estandarizada (una visión semejante/contraria del pop).

Hay también en estos materiales una profunda reflexión sobre los propios orígenes de la escultura, insistiendo en conceptos básicos pero claves como la dureza, el tacto, el peso, su situación en el espacio... que derivan del arte minimal

Sin embargo, su obra por excelencia será la amplia serie Italia que, sin renunciar a estos materiales, profundiza más en la crítica social y política de su propio país.
Mucho antes que lo hiciera Baselitz, Fabro gira 180 grados la conocida silueta de la Península Italiana y la suspende por medio de cuerdas.

De esta manera, el Norte pasa a ser el Sur y viceversa, algo especialmente importante en este país, que en realidad son dos divididos por la línea imaginaria que marca Roma: un norte industrial y europeo (capitaneado por Milán o la rica zona del valle del Po) y un sur (el mezzogiorno) rural y atrasado económicamente que guarda (Nápoles, Sicilia) las esencias de lo italiano pero también sus más terribles desastres (como las diversas organizaciones mafiosas o la profunda pobreza).
¿Sólo con un cambio de orientación se puede cambiar esta profunda grieta en donde el dominio español tuvo tanto que ver?
Por supuesto que no, pero ya es suficiente llamada a los espectadores que descubren las líneas que separan (y sin salir de Europa) las fronteras entre la pobreza y la riqueza.

Pero además de esto, Fabro suele utilizar para estas Italias invertidas lujosos materiales, tan aparentes como falsos. Ya sean pieles o papel dorado, su contorno se cubre con ellas, pues la apariencia (y más en el país que inventó el barroco) se superpone a la realidad y le da una falsa apariencia de riqueza a lo que verdaderamente no lo es



No hay comentarios:

Publicar un comentario