jueves, 4 de mayo de 2017

MIRÓ. SERIE BARCELONA


Este conjunto de de 50 litografías se realiza durante la segunda Guerra Mundial, casi en combinación con sus constelaciones, siendo publicada en 1944 en plena España franquista (aunque no estaba expuesta al público)
Su estética y temas se vinculan directamente con las pinturas salvajes que ya analizamos aquí, la expresión del asco, el miedo y el horror que le provoca tanto la guerra civil española como su continuación, la Segunda Guerra Mundial.

Al igual que Picasso en el Guernica, Miró elige de forma intencionada el blanco y negro como una forma de expresión.

De la misma forma recurre a un dibujo, automático pero sumamente expresivo, deformante, lleno de ángulos hirientes y manchas que han sustituido a sus tradicionales colores.
Las figuras se muestran, a la vez, tan amenazantes como ridículas, amenazantes como amenazadas, mientras intentan imponerse al resto o se muestran por completo enajenadas.

El sexo, sucio, hiriente, se representa abundantemente, y no como algo placentero, sino como una nueva arma de ataque o de sumisión




No hay comentarios:

Publicar un comentario