jueves, 8 de junio de 2017

LA MUERTE DE BORROMINI






"Tuvo otro ataque, aún más violento, de su hipocondría, que en unos días le redujo a tal estado que nadie reconocía en él a Borromini, de tan deformado que tenía el cuerpo y espantoso el rostro. Retorcía la boca en mil muecas horribles, y de vez en cuando giraba los ojos de modo espantoso, y a veces se agitaba y rugía como un león. Su sobrino consultó a médicos, preguntó a amigos y llamó a sacerdotes, y todos coincidieron en que no se le podía dejar solo porque no tuviera oportunidad de ahorcarse, y en que se le debía hacer dormir a cualquier precio para que pudiera así calmar la mente"

Lione Pascoli


“La noche pasada me vino la idea de hacer mi testamento y escribirlo de mi puño y letra, y comencé a escribir después de la cena, y escribí con el lápiz hasta cerca de las tres de la mañana. Messer Francesco Massari, mi criado joven, quién duerme en la puerta siguiente de mis aposentos ya se había ido a la cama. Viendo que seguía inmóvil escribiendo y no había apagado la luz, me llamó diciendo: -‘Signor Cavaliere, debe usted apagar la luz e ir a dormir porque ya es muy tarde y el médico quiere que descanse’. Así que paré de escribir, alejé de mí el papel, apagué la lámpara y me fui a dormir. Cerca de las cinco o seis de la madrugada me desperté y llamé a Francesco para pedirle que encendiera la lámpara. Como se negó dado que no había dormido suficiente, me puse impaciente y pensé cómo hacerme algún daño corporal. Permanecí en este estado hasta cerca de las ocho, cuando recordé que tenía una espada en el respaldo de la cama, que cayó de punta junto a mi cama. Caí sobre ella con tal fuerza que terminé atravesado en el piso. Debido a mi herida comencé a gritar, con lo que Francesco entró rápidamente al cuarto, abrió la ventana, y al verme herido llamó a otros que me ayudaron a recostarme en la cama y quitarme la espada. Así es como resulté herido

No hay comentarios:

Publicar un comentario