martes, 4 de julio de 2017

EXPLORANDO EL GUERNICA. EL PABELLÓN DE LA REPÚBLICA EN PARÍS EN 1937




El Guernica de Picasso es un cuadro tan complejo y rico en significados y relaciones que parece imposible un análisis total de él. Por ello, y como ya hemos comenzado a hacer con Las Meninas, dedicaremos varios post a explorar ciertos contenidos del cuadros, sin ser excluyentes, por supuesto.
Por ello, antes de empezar, sería bueno que supierais relacionarlo con su contexto histórico.
Y es que, en plena Guerra Civil, el gobierno de la República le encargó a varios autores de izquierdas (o simplemente, democráticos) obras para su pabellón de la Exposición del 37. Una verdadera obra de propaganda encaminada a contar los sufrimientos de la España republicana y conseguir así un mayor apoyo de las potencias democráticas.


En esta tarea se encuentra lo mejor de nuestra vanguardia, desde el arquitecto Sert, discípulo de Le Corbusier, que realizó un pabellón en pleno estilo funcionalista



Miró, que cedió Els Segadors (desaparecido) y una curiosa pintura para hacer sellos y ser vendida a favor de la república




Julio González con su Montserrat gritando, un verdadero símbolo del sufrimiento.


Calder, que con su fuente de Mercurio realizaba una escultura móvil a la vez que se ensalzaba la gran mina de Almadén, uno de los grandes referentes comerciales de la República.


Renau

Alberto con su escultura El Pueblo Español tiene un destino que le dirige a una estrella que ya analizamos aquí


Junto a toda esta nómina de artistas tenéis que comprender el Guernica de Picasso, un verdadero grito contra la guerra y sus consecuencias. Un cuadro que surgió tras las informaciones sobre el bombardeo de Guernica (una población civil, sin interés estratégico pero sí simbólico). Podéis saber más aquí





No hay comentarios:

Publicar un comentario