domingo, 10 de mayo de 2015

RUTAS POR MADRID. Desde la plaza de Rubén Darío a la plaza de Alonso Martínez



 SIGUE LOS ROMBOS AMARILLOS

Nuestra ruta de hoy por Madrid (puedes ver el resto aquí) nos llevará por uno de los barrios más elegantes de la ciudad. Un barrio lleno de embajadas y singulares hoteles, silencioso, aristocrático, lleno de espectaculares edificios que suelen pasar desapercibidos al paseante.
Comenzamos en plena Castellana, bajo el puente del que arranca Eduardo dato.
Aquí se encuentra el Museo de Escultura al Aire Libre, un lugar poco conocido en el que podemos ver obras de Chillida, Subirach, Miró, Sempere, Julio González, Chirino...
Cruzando la Castellana y subiendo ya por Eduardo Dato nos encontraremos dos edificios de los que ya hemos hablado en nuestro blog: el palacete del Marqués de Bermejilla (que fue sede del Defensor del Pueblo) y el de Osma (sede del Instituto Valencia Don Juan). Dos excelentes ejemplos de la arquitectura historicista renacentista y mudéjar.



Llegaremos entonces a la plaza de Rubén Darío, poeta que vivió en la zona, perfecta para sus cultos y enrevesados registros.

Tomaremos la acera de la izquierda para encontrarnos con la iglesia de San Fermín de los Navarros, un nuevo ejemplo de neomudéjar con excepcionales tallas en su interior (Alonso Cano)

En la primera calle torceremos a la izquierda para tomar la calle Zurbano. 
Instituto Oftalmológico

Nuevo ejemplos historicistas nos seguirán persiguiendo hasta llegar al Hotel  Santo Mauro , perfecto y elegante en su estilo francés y uno de los más lujosos de la capital.

Justo en su lateral se abre la calle Españoleto. Su falta de arbolado es perfecta para degustar las arquitecturas de esta zona del ensanche decimonónico, con una casa neomudéjar verdaderamente espectacular en su encuentro con Santa Engracia.


Desde aquí la bajada hacia Alonso Martínez nos volverá a permitir nuevos ejemplos neogóticos y neomudéjares hasta que lleguemos al bulevar (antigua cerca de la ciudad antigua reconvertido en primera ronda, como ya vimos aquí). Aquí nos espera una cervecita en Santa Bárbara o, si las fuerzas aguantan, ingresar en el casco histórico

In Memoriam. A. D. G.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada