viernes, 19 de abril de 2024

LAS PINTURAS DE GIULIO ROMANO EN EL PALACIO DEL TE (3) LA CAÍDA DE LOS GIGANTES


Tradicionalmente tomada como una gigantomaqia, al parecer (Georgeos Díaz) se podría tratar de una compleja unión de la Gigantomaquia, Titanomaquia y destrucción de la Atlántida.

Más allá de su iconografía, estéticamente significa la asunción plena de todos los principios del manierismo, especialmente espaciales.
Toda la habitación pretende convertirse en un verdadero espacio descoyuntado e incómodo que comienza por la perspectiva superior (aceleradísima, oblicua y llena de trampas visuales como nubes o personajes).

























Frente a ella las paredes en donde aparecen los gigantes se comprimen contra el espectador, desfigurando hasta la propia estructura arquitectónica de las puertas que se minimizan ante ellos.




























Se trata de un lugar lleno de intensidad, con figuras prisioneras en un puro agobio espacial.

Todo el conjunto se completa con un suelo giratorio.

























Con todo ello, la mirada del espectador no tiene una pausa en donde agarrarse, sintiéndose atacado por todos los lugares.

LAS PINTURAS DEL PALACIO DEL TE. MANTUA

jueves, 18 de abril de 2024

EL HARÉN. PICASSO

En 1906 Picasso realiza este lienzo que, un año después, se convertirá en una auténtica premonición.

En él encontramos un burdel (tan habituales en la Barcelona del barrio gótico) en donde cuatro prostitutas se engalanan, con un ¿eunuco? y, al fondo, una celestina.

El eunuco (o simplemente forzudo) era una imagen habitual en la época rosa, igual que la Celestina en la azul, mientras que las mujeres son... Sus influencias son múltiples.

Temáticamente podrían ser las del Baño turco de Ingres, las mujeres que lavan su pelo de Ingres o Corot, o ¿acaso las mujeres de la Apertura del Séptimo sello del Greco?

Las figuras apenas si se encuentran encajadas, con colores que se confunden con el espacio. 

El espacio, su esquina, se encuentra por completo dislocado, avanzando hacia el espectador.

En realidad es una búsqueda hacia algo tan complejo y destructor que el propio Picasso tenía miedo de exponer.

Eran la prehistoria de las Señoritas de Avignon




martes, 16 de abril de 2024

KORÉ DEL PEPLO Y JINETE RAMPIN

Las suponemos obra del mismo autor (o taller) que trabajó para los ateniense antes que las Guerras médicas arrasaran su acrópolis. En torno al 540 a. C.

La figura femenina es una típica koré, portadora de ofrendas, entendida como un exvoto (tal vez de las hijas casaderas de los ciudadanos ricos.

Su vestido es el tradicional peplo dórico, con un himation cubriendo los hombros y  el pelo trenzado. Realizada en mármol de Paros, y originalmente policromada.



















Tomada de wikipedia


Frente al arcaísmo más canónico, el escultor se muestra muy hábil en la hora de generar volúmenes y crear un primero esbozo de lo que será la futura belleza clásica.



















Aún más avanzado se nos muestra el caballero Rampin, la primera escultura ecuestre (acaso de un ganador de algún juego panhelénico por su corona de roble) que es capaz de mover más independientemente cabeza y cuerpo, creando una inclinación que suaviza sus facciones y las aproxima a una nueva sensibilidad





viernes, 12 de abril de 2024

Pensando instagram. Internet, redes y YO

 Instagram daba la impresión de ser mejor, pero no tardó en revelarse como un circo de tres pistas basado en la felicidad, la fama y el éxito.

(...)

internet es lo que es. Se ha convertido en el órgano central de la vida contemporánea. Ha reseteado los cerebros de sus usuarios devolviéndonos a un estado primitivo de hiperactividad y distracción al tiempo que nos sobrecarga con muchos más impulsos sensoriales de los que eran posibles en épocas anteriores. Ha construido un ecosistema que funciona a base de concentrar la atención y de monetizar el yo. Incluso aunque evites totalmente internet —mi pareja lo hace: cree que #tbt significa «truth be told» («la verdad sea dicha»)—, vives en el mundo que ha creado internet, un mundo en el que el individualismo se ha convertido en el último recurso natural del capitalismo, un mundo cuyas normas las dictan plataformas centralizadas que se han establecido de forma deliberada como entidades a las que resulta prácticamente imposible regular o controlar.

(...)

cómo internet está pensado para expandir nuestro sentido de la identidad; segundo, cómo nos anima a sobrevalorar nuestras opiniones; tercero, cómo amplía nuestro sentido de oposición; cuarto, cómo malbarata nuestra comprensión de la solidaridad; y, finalmente, cómo destruye nuestro sentido de la proporción.

(...)

La presentación cotidiana del yo en internet sigue respondiendo a la metáfora sobre la actuación de Goffman: hay escenarios, hay un público. Pero internet añade otras estructuras metafóricas pesadillescas: el espejo, el eco, el panóptico. Mientras nos movemos en internet, nuestros datos personales son rastreados, grabados y revendidos por toda una serie de compañías; un régimen de vigilancia tecnológica involuntario que, de manera subconsciente, reduce nuestra resistencia a llevar a cabo un autocontrol personal voluntario en las redes sociales. Si tenemos pensado comprar algo, ese algo nos va a seguir a todas partes. Podemos limitar nuestra actividad en la red, y seguramente lo hacemos, a páginas web que fortalezcan nuestro sentido de identidad, leyendo textos escritos por gente como nosotros. En las plataformas de las redes sociales, todo lo que vemos corresponde a nuestras elecciones conscientes y a las preferencias escogidas por algoritmos, y todas las noticias, los aspectos culturales y las interacciones interpersonales se filtran a través de los datos básicos del perfil.

(...)

La locura cotidiana perpetuada por internet es la locura que conforma ese diseño arquitectónico, que ubica la identidad personal en el centro del universo. Como si nos hubiesen colocado en un puesto de observación desde el que se tiene una panorámica del mundo al completo y nos hubiesen entregado unos prismáticos que convirtiesen todo lo que vemos en un reflejo de nosotros mismos. Gracias a las redes sociales, mucha gente no tarda en entender toda la información nueva como una especie de comentario directo sobre quiénes son.

(...)

La gente que tiene un perfil público en internet está creando un yo que van a poder ver, al mismo tiempo, su madre, su jefe, sus potenciales futuros jefes, su sobrino de once años, sus antiguas y futuras parejas, aquellos conocidos que odian sus opiniones políticas, así como todos aquellos que andan buscando cualquier causa posible. La identidad, según Goffman, la conforman toda una serie de afirmaciones y promesas. En internet, una persona altamente funcional es aquella que puede prometerlo todo a un público que crece de manera indefinida en todo momento.

(...)

Mi única experiencia sobre el mundo dicta que el atractivo personal es fundamental y que exponerse es algo deseable; ese paradigma, legítimamente desafortunado, relacionado en un principio con las mujeres y ahora generalizado a toda la red, es lo que los trols detestan y repudian de manera activa. Desestabilizan un internet basado en la transparencia y en la simpatía. Nos empujan hacia lo caótico y lo desconocido. Como es lógico, existen mejores argumentos contra la hipervisibilidad que el troleo. Como afirmaba Werner Herzog en GQ en 2011 respecto al psicoanálisis: «Hemos de tener lugares oscuros e inexplicados. Nos convertiremos en seres inhabitables, del mismo modo en que un apartamento se convierte en inhabitable si iluminamos todos los rincones oscuros y también bajo la mesa y por todas partes. Es imposible seguir viviendo en una casa así».


Falso espejo (Jia Tolentino)



TODOS NUESTROS POST SOBRE INSTAGRAM Y SUS ENTORNOS

jueves, 11 de abril de 2024

Una novela sobre Murillo

                                                   
Comencemos por lo que menos me ha gustado: toda la trama de la última parte de la novela, con ese noble bujarrón y pedófilo y su santa mujer, en un palacio imposible junto a la parroquia de San Marcos, o la confusión entre su esclavo morisco y su discípulo.



 
Pasemos a la parte tibia. 














La figura de Bartolomé Esteban Murillo es tratada de una forma un tanto plana, insistiendo, acaso demasiado, en su bondad y sus terribles recuerdos familiares (habituales a todos los padres del XVII). Tampoco se analiza con detenimiento su obra, ni la evolución de la misma, citando una y otra vez algunas obras sin profundizar en ellas, su técnica, la influencia capital de alguno de sus mecenas (como Neve) o su relación tan contradictoria con Velázquez en su viaje a la corte.

Terminemos con la parte más interesante. Sevilla. La autora la conoce y la vende de forma maravillosa. Esa Sevilla que ya ha iniciado su decadencia (desde mediados del XVII) con sus inundaciones y pestes y el progresivo encenegamiento del río que dificultará el tráfico marítimo hacia las Indias.









El análisis artístico y sociológico de este barroco sevillano, lleno de apariencias y contradicciones , grandes adoraciones unidas a festividades casi paganas, un fuerte clasicismo en donde todavía pervive hasta la esclavitud, la lenta decadencia de la nobleza tradicional que se tendrá que ir uniendo a la de los negocios, o el mundo oscuro de la prostitución (tanto femenina como masculina, que en numerosas ocasiones roza la pedofilia)

TODOS NUESTROS POST SOBRE MURILLO EN NUESTROS BLOGS

miércoles, 10 de abril de 2024

Sheela na Gigs

En lugares de Irlanda y Gran Bretaña aparecen vinculadas a construcciones de la época románica estas figuras grotescas de mujeres que enseñan sus pechos y su vulva, muchas veces abierta

Se ha especulado (Weir y Jerman) de derivan del románico erótico español y francés.

Igual que en este se han intentado dar numerosas interpretaciones: culto a la fertilidad precristiano , Diosas Madres reconvertidas, figuras apotropaicas o, por el contrario, aviso contra la sexualidad y la lujuria como fuentes de pecados (Aquí las fuimos estudiando para el caso hispano)

  

martes, 9 de abril de 2024

EL ÚLTIMO KANDINSKY

En los años 30, ya fuera de una Bauhaus clausurada por los nazis y exiliado en París, Kandinsky da un último giro a su pintura.

Obsesionado por el microscopio y las obras científicas que hablan de la evolución de la vida, comienza a poblar sus cuadros de bioformas que se encuentran muy emparentadas con las de la obra de Miró.

Comienza a aparecen un microcosmo que parece el reverso feliz de los oscuros años treinta en Europa.

En esta época, junto a estos seres, reaparecen formas típicas de la época más geométrica de la Bauhaus, aunque con una poesía y lirismo mayor, con una recuperación de un espacio (o fondo) muy activo como el que ya utilizaban Klee o Miró, jugando un sutil juego de fondo/formas que enriquece el cuadro y sus múltiples lecturas (recordando a su primera abstracción lírica)

























En este sentido desarrolla ideas basadas en los experimentos de la Gestalt que tanto estaban fascinando en estos momento a los surrealistas, aunque eliminando su carácter simbólico para centrarse en sus valores estéticos en donde fondo y forma son intercambiables (anticipando los futuros papiers decoupes de Matisse)
















lunes, 8 de abril de 2024

LAS CARIÁTIDES DEL ERECTEION















Las cariátides son los soportes del la pronaos norte del Erecteion, colocada en un plano elevado para proteger la supuesta tumba del primer rey de Atenas, Erecteo (en este sentido estas figuras serían coéforas (mujeres de que realizan libaciones en las ofrendas fúnebres, que tendrían una patena en la mano derecha mientras la izquierda levantaría la vestidura.

Estas seis doncellas o korés vestían un gran peplo dórico y sobre él un himatión corto y de tela mucho más suave.

Con un suave contraposto de sus piernas (alternadas en ambos lados del pórtico), su peinado tiene un bello entrelazado trasero para dar mayor estabilidad al cuello en la sujeción.

Se realizaron en el taller de Alcámenes y estaban bellamente policromadas 




viernes, 5 de abril de 2024

Instagram es instantaneo y por ello desintegrador

 Lo único que importa es el momento. Snaps o instantáneas son sinónimos de «realidades momentáneas». En consecuencia, vuelven a desaparecer al cabo de poco tiempo. La propia realidad se desintegra en snaps. Eso nos saca del anclaje temporal estabilizador. Tampoco las stories que se cuentan en plataformas digitales como Instagram o Facebook son narraciones en sentido propio. No tienen extensión narrativa. Son una mera sucesión de instantáneas que nada narran. En realidad, no son más que informaciones visuales que desaparecen rápidamente. Nada queda. Un eslogan publicitario de Instagram dice: «Publica momentos de tu vida cotidiana en las historias, un formato divertido y espontáneo que solo se muestra durante 24 horas». La limitación temporal provoca un efecto psicológico peculiar. Evoca una sensación de inconsistencia, que genera una sutil presión para comunicarse más.

(...)

La felicidad no es un acontecimiento puntual. Es como un cometa con una cola muy larga, que llega hasta el pasado. Se nutre de todo lo que se vivió. Su forma de manifestarse no es brillar, sino fosforescer. Debemos a la felicidad la salvación del pasado. Para salvar el pasado se necesita una fuerza tensora narrativa que lo acople al presente y le permita seguir repercutiendo en él, e incluso resucitar en él. Por eso, la felicidad connota la redención. No habrá felicidad para nosotros mientras todo nos precipite hacia un paroxismo de la actualidad, o sea, en pleno temporal de contingencia.





jueves, 4 de abril de 2024

Morisot. Día de verano













Con una técnica por completo impresionista (pinceladas gruesas de colores puros y luminosos que se unen en el ojo del espectador, hecha al aire libre, de composición espontánea, cercana a los modos de encuadre fotográficos, sin apenas narratividad, insistiendo en la instantaneidad y la fugacidad de la luz, también reflejada, ...), Morisot fue la mujer más dotada de todo el impresionismo, integrándose de igual a igual con el resto de los miembros (incluso fue ella la que consiguió acercar a Manet, el padre inconsciente del movimiento, a los jóvenes pintores)















Proveniente de una familia de la alta burguesía, nació en Bourges, Francia en 1841. . En 1860 Berthe conoció al pintor Camille Corot quien la aceptó como discípula en su taller y al mismo tiempo la introdujo en los círculos artísticos. Participó por primera vez en el Salón de París de 1864 con dos paisajes y siguió exponiendo en el mismo hasta 1874, año en el que se vinculó definitivamente al grupo de los impresionistas y participó en la primera exposición de estos como salón alternativo.




miércoles, 3 de abril de 2024

ANSELMO. LA ESTRUCTURA QUE COME. Una lechuga como alegoría de la vida

1968, Giovanni Anselmo , presentaba su obra Sin título (Estructura que come). 

Se trata de una lechuga, real, entre dos bloques de de mármol malsujetos por un cable. En la parte baja, como si fueran migas, hay una gran cantidad de serrín.

¿Qué está pasando?

Que con todas las revoluciones de los 60 (fijaros en la fecha concreta), como una más de ellas, surge con fuerza un nuevo arte italiano llamado arte Povera. Un arte de tendencia conceptual que habla de procesos y naturaleza, de un arte de materiales pobres, sin lustre académico, con objetos vivos...

Es un arte comprometido y a menudo mucho más filosófico de lo que se ve en una primera mirada.

En este caso es una lechuga (viva, que hay que cambiar regularmente) embutida entre dos bloques de mármol. Lo natural contra lo artificial unidos de forma inestable, apenas un cable, que según vaya secándose y desapareciendo la lechuga perderá su tensión, haciendo caer el boque más pequeño.

Toda una vanitas moderna que nos habla de lo fugaz de nuestra existencia, condenada sólo a una cosa, la muerte.

Algo verdaderamente fantástico en su simplicidad. Una metáfora que un primer momento podría parecer una tomadura de pelo cuando estaba mucho más cerca al sentimiento barroco del tempus fugit


martes, 2 de abril de 2024

VAN DER WEYDEN. CRUCIFIXIÓN














Realizada hacia 1445 (y posiblemente como un panel único separado por un marco de trampantojo (no el tríptico actual), se adjudica a Van der Weyden por numerosos detalles (San Juan, Verónica...) que recuerdan al maestro del Descendimiento.


Con una luz diáfana, maravilla (por menos acostumbrado) su magnífico paisaje con ciudad (medio real, medio soñada con sus cúpulas bulbosas), mientras que sus querubines de un extraordinario azul (lapislázuli, como acostumbra el autor) revolotean entre el crujir de sus paños acartonados, acompañando la tragedia que se sucede en su tabla central.





ÍNDICES. VAN DER WEYDEN