lunes, 26 de octubre de 2020

MEZQUITA ALCÁZAR DE JEREZ. ALMOHADE



























La mezquita de la Alcazaba de Jerez resulta un monumento verdaderamente singular.
Posiblemente fue la edificación que sustituyó a una mezquita hipóstila que ardió en el XII
Tiene como entrada un pórtico muy restaurado que deja paso un pequeño patio en el que se abre patio de abluciones con aljibe inferior y fuente superior.

La sala de oraciones es centralizada con una planta en cuadrado que, por medio de trompas, se convierte en una bóveda de paños octogonal, lamentablemente desfigurada por el gran oculo central abierto en tiempos barrocos.


























(Esas trompas tienen un gran desarrollo y crean cúpulas interiores cubiertas por arista)


























En uno de los extremos se encuentra un profundo mirab que al exterior se conecta con una alberca.


























La construcción se realiza con ladrillo que posiblemente luego sería enlucido y destacan los grandes pilares y los arcos de herradura , así como una perfecta geometría en las cubiertas
Como gran parte del conjunto conservado pertenece a la época almohade y funcionaría como oratorio privado, pues ya existían 18 mezquitas públicas en la ciudad.

Un espacio que (arquitectónicamente) se encuentra vinculado con el modelo de kubas que aparecerán ya en los almorávide, unas con fines funerarios, otras vinculadas a la ideología sufí en la que el espacio se expande sin sin (aunque sin salir nunca del recinto, algo que el gran óculo desvirtúa), permitiendo una gran sonoridad para la música (componente esencial de esta rama sufí) y la meditación (potenciada por el borboteo del agua en el patio adyacente, tan cercano que permite la expansión del sonido a su interior.


























Junto a él se encuentra una puerta (en origen aislada de la mezquita) con arco de herradura perfectamente despiezado y forma de codo simple.






























jueves, 22 de octubre de 2020

LOS IGLUS DE MERZ



























Dos temas son fundamentales en la obra de Merz: el iglú y Fibonacci.
El primero de ellos aparece ya de forma muy temprana (1968) y tiene una compleja iconografía (más bien habría de hablar de verdadera iconología) en su obra.


























Por una parte estos iglús son, en sí mismos, toda una declaración de intenciones contra el capitalismo y en favor de la vida nómada 
Una habitación, unas veces transparente, otras cerrada, que habla de libertad y de rupturas de normas frente a la casa burguesa.
Este carácter de autoconstrucción (entendida como una metáfora de la propia vida) se potencia con contenidos ecológicos cuando usa objetos naturales, e incluso antropológicos que recuerdan a un pasado mítico mucho menos complejo


























Pero también nos encontramos otros iglús que responden a otras ideas, y se convierten en puras arquitecturas inhabitables (cuando se encuentran cerrados al exterior, sin posibilidad de espacio interno), a menudo grandes pedestales sobre los que sus neones recrean frases de contenido político Iglú de Giap (1968), en donde se unen artesanía, técnica (neones) y política revolucionaria
En otras ocasiones, incluso, el iglú se une (por proporciones) con Fibonacci, y crea grandes estructuras por completo artificiales, como si se convirtiera en un rascacielos esférico en donde interior y exterior se unen o son atravesados por pasarelas, creando una situación contradictoria en donde no sabemos si miramos o habitamos.




miércoles, 21 de octubre de 2020

LOS PRIMITIVOS JARDINES DE LA CASA DE CAMPO.



























Diseñados por Juan Bautista de Toledo en 1562 (con la colaboración en la jardinería de Jerónimo Algora), unía el antiguo Alcázar con el Manzanares y las casa de Campo.
Su organización juega con ideas renacentistas, manieristas y protobarrocas.
Todo él se organiza en función de un gran eje que conectaba el Alcázar con la Casa de Campo que se dividía (por medio del Manzanares) en dos grandes zonas.

Sin título
La más cercana al palacio se organizaba en torno a un doble pabellón con logias rodeado de setos bajos y geométricos a al manera italiana, con fuentes bajas y muros bajos con nichos, a la manera de los jardines secretos
En esta zona el espacio se organizaba por medio de la escultura ecuestre de Pietro Tacca para Felipe III (ahora en la Plaza Mayor)
Más allá de él, y pasado el Manzanares, se crean tres estanques irregulares y comunicados en un ambiente mucho más boscoso y naturalista que se utilizaba para la natación, las naumaquias o las representaciones teatrales

A la derecha del primer jardín se abría otro mucho más libre, en donde se situaba la fuente del Águila, así como numerosas bromas de agua, pabellones (de bromas, la leonera, la faisanera),  y rincones más escondidos, previstos más para la fiesta que para el protocolo

lunes, 19 de octubre de 2020

Alberto Sotio (I) Dos frescos románicos



























Alberto Sotio es un pintor de Spoleto que se mueve entre el último románico y el primer protogótico.
En este primer post hablaremos de dos obras al fresco tempranas perteneciente a la iglesia de Santi Giovanni e Paolo (aunque algunos investigadores las adjudican a un pintor anterior con el que acaso colaborará Sotio, recogiendo algunos de sus estilemas que utilizará en su obra madura)
Se trata de dos martirios.
El primero de San Juan y san Pablo ante el prefecto en donde encontramos una increíble habilidad para relacionar a los personajes, especialmente en la propia escena del martirio.

Más convencional en su estructura es el de Thomas Becker, en el que él pintor establece todo un fondo arquitectónico que, en sus ventanas, organiza la composición, con figuras más hieráticas y frontales y sin la misma expresividad de las primeras.
























Se trata de una de las primeras representaciones del santo condenado por el canciller del rey y que se podría leer en clave local respecto a las luchas entre papado y emperador que sufría Spoleto en esos momentos.
Se fecha en los años finales del XII, aunque la segunda algunos autores lo colocan en el primer tercio del XIII

SU CRISTO EN MAJESTAD

jueves, 15 de octubre de 2020

KEITH HARING





























Sus figuras son inconfundibles, pues en ellas se mezclan la estética pop, el dibujo infantil y la rapidez de ejecución de los grafiteros (como él mismo empezó en el metro de Nueva York)
Es, realmente, una estética divertida, de rápido y agradable consumo que, sin embargo, muchas veces esconden un mensaje oculto y terrible que sólo se desvela en una segunda mirada.
Seropositivo y activista, ¿por qué no nos fijamos en la gran figura negra que patea a la pequeña y blanca? ¿No veis que porta un crucifijo como si fuera un arma?
Frente a ella, la otra figura, blanca y marcada con una equis roja (como un nuevo judío, un innombrable por su propia enfermedad), es sometida, agredida (aunque el sufridor tira, a su vez, de su agresor por una especie de correa como son los prejuicios)
No se puede hacer con menos trazos todo un tratado de moralidad social

martes, 13 de octubre de 2020

Durero. El caballero, el demonio y la muerte

                              El caballero, el diablo y la muerte . Tomado de wikipedia 

Durero, al igual que Holbein, se sintió muy interesado por la figura más relevante de todo el Renacimiento centroeuropeo, Erasmo de Rótterdam. De hecho, para él fue el ideal de humanista no italiano, una especie de espejo en donde mirarse y pretender su gran intención: reconvertir el renacimiento italiano para incluirlo dentro de unas maneras germanas.

Una de las obras más relevantes de esta relación es precisamente este grabado, directamente inspirado en el Manual del Perfecto Caballero cristiano

Para que no te dejes apartar del camino de la virtud porque te parezca abrupto y temible, porque tal vez hayas de renunciar a las comodidades del mundo, y porque constantemente has de combatir contra tres enemigos en lucha desigual, que son la carne, el demonio y el mundo, te será propuesta esta tercera norma: todos esos espectros y fantasmas que se abaten sobre ti (...) has de tenerlos en nada"

 Si observamos con algo de detenimiento el grabado podremos ver estas palabras reflejadas: el paisaje abrupto (la vida dura y llena de dificultades), el demonio que le intenta hablar, la muerte que le intenta captar… Ante ellos el caballero actúa impertérrito, con la mirada clavada en la ciudad de la lejanía, manteniendo el equilibrio entre tantas diversiones.

Era la virtú renacentista tal y como lo definía el filósofo neoplatónico Ficino: la capacidad del alma humana de sortear las trampas del destino y triunfar ante ellas por medio de la templanza y la razónUn camino que lleva hacia la fama (la inmortalidad), el verdadero triunfo sobre la muerte, tal y como se entendía en la Antigüedad

TODOS NUESTROS BÁSICOS SOBRE EL RENACIMIENTO

TODOS SOBRE DURERO

lunes, 12 de octubre de 2020

Templo de Minerva. Asis



























En el centro de la plaza del Comune de Asís se encuentra esta espectacular fachada conservada al ser incluida como fachada en la iglesia benedictina medieval.


























Jónico y exastilo pertenece a la época augusta (siglo I d C) que colocó en esta zona el foro de la ciudad (en la Edad Media este uso público y dominante se mantuvo con la creación de palacio del Capitano)


viernes, 9 de octubre de 2020