lunes, 23 de septiembre de 2019

Santa Eufemia. Spoleto.




Sobre lo que fue el palacio lombardo del siglo VIII, ya en el siglo XII, y formando parte de un gran monasterio, se edifica esta iglesia de maneras lombardas tanto en su decoración como estructura.

Al exterior se observa una poderosa cabecera de tres altos ábsides que se corresponden a tres naves.

El alzado interior se realiza por medio de la habitual alternancia de pilares y gruesas columnas, con capiteles desornamentados.

La techumbre corresponde a un sistema ligado.

Lo más destacable de la iglesia es su tribuna unida por los pies, muy amplia, posiblemente relacionada con su origen monacal.

DE TURISMO POR SPOLETO

domingo, 22 de septiembre de 2019

Los Jardines del Palacio de Pena. Sintra





En el segundo tercio del siglo XIX los reyes portugueses decidieron construir una residencia palaciega bajo la influencia del romanticismo alemán ( castillos de Stolzenfels y Rheinstein, a orillas del río Rin, y en el palacio de Babelsberg en Postdam) .

En torno suyo crearon unos magníficos jardines en las faldas de la montaña que se convirtieron en una de las mejores muestras de jardin romántico.
Su estructura niega la recta y la simetría, creando un amplio conjunto de múltiples rincones que buscan la sorpresa a través de senderos serpenteantes
Las plantaciones usan fundamentalmente los grandes árboles (muchos de ellos exóticos que recuerdan al imperio portugués) creando ambientes boscosos entre los que se esconden norias y pabellones que constantemente generan relaciones con los mundos medievales y orientales en la típica relación idealizada con la historia, mucho más ideológica que real.
Estos lugares, además de puntuar y resignificar el paisaje, se convierten en pequeños refugios desde los que contemplar el paisaje visto desde un punto de vista pintoresco.
.



Los distintos arroyos se recogen en el valle para crear uno de los momentos más memorables del parque, un bosque de helechos gigantes aclimatados en la zona umbría que se cierra por grandes tuias.
En una zona más baja todas las aguas se remansan en pequeños lagos irregulares de rocalla en donde las casas de los patos se han convertido en castillos

Por el contrario, según ascendemos el paisaje pasa del pintoresquismo a lo sublime, con grandes coníferas y una naturaleza cada vez más agreste y menos modificada.


sábado, 21 de septiembre de 2019

ÁNIMA MUNDI. Volviendo a casa 3

Brillaban en la oscuridad de ventanas cerradas que tiene el pasado como pinceladas de Rembrandt, suavemente dorados, pero al acercarme a ellos me aterré de lo falsificados que se encontraban.
La memoria, al utilizarlos, los había embellecido o, por el contrario, los había hecho más sombríos. Como un editor de fotografía la evocación les había cambiado el brillo, el contraste, la temperatura e, ¡incluso!, el propio formato, recortándolos de su lugar real para sólo quedarse con detalles sueltos que palpitaban como seres casi vivos.
De mi primer amor me había quedado con su cariño paciente pero olvidado su posterior indolencia; de mi primer amigo había iluminado sualegría de palabras y músicas, ennegreciendo los tormentos de amor que siempresufrió. De mi primera hija...
Eso tal vez es mejor no contarlo. No aún.



jueves, 19 de septiembre de 2019

The Stadttor. Düsseldorf


Junto a la torre de comunicaciones y el antiguo puerto se encuentra este edificio de oficinas diseñado en 1998 por  Overdiek, Petzinka y Partners.
Realizado en una pequeña colina junto al Rinh su silueta resulta visible desde varios puntos de la ciudad.
Visualmente, su apariencia varía considerablemente según el punto de visa del espectador, ya que el solar, estrecho y en ángulo, le ha permitido a los arquitectos jugar con varias visiones contrapuestas.

En algunas de ellas nos encontramos con un gran paralepípedo de cristal en cuyo interior se alternan las zonas opacas (oficinas) con otras transparentes (zona de comunicaciones verticales y sistema de anclajes y alzado), con un gran hueco central (al menos para la mirada)

Estas visiones generan en el espectador la idea de un gran dintel apoyado en sus jambas sobre el que se sobreponen varios pisos horizontales.

Sin embargo, si lo rodeamos por completo nos encontraremos con una fantástica visión angular que se lanza sobre la ciudad de forma formidable, adelgazándose hasta límites casi imposibles su masa.


Junto a ello, todo el edificio se encuentra recubierto por una segunda piel de cristal suspendida desde el techo que permite la aireación de toda la estructura por medio de la circulación de líquido enfriado en sus sótanos y transportado por todo el edificio por tubos de cobre


miércoles, 18 de septiembre de 2019

GUIDO RENI. EL PINTOR DE LAS MIRADAS HACIA LO ALTO


Si hay un pintor que ha sabido explotar este tipo de miradas en la historia del arte, ese ha sido Guido Reni.

En muchas ocasiones la mirada hacia lo alto creaba una diagonal que hacía desplazarse al espectador a los territorios celestiales, unificándolos en una sóla escena sin necesidad de más recursos, como ya estudiamos en la Matanza de los Inocentes
.


En otras ocasiones esta mirada carecía de fin, que estaría (idealmente) fuera del cuadro.

En este mecanismo se crea una corriente empática que le sirve al pintor para expresar las ideas de éxtasis (o visión interior) tan querida por el barroco pero tan difíciles de conseguir, como en su famosa Sibila que luego Guercino reinterpretará.

Posiblemente su inspiración se encuentre en el cuadro de Santa Cecilia de Rafael que se encontraba en la propia Bolonia (y que el propio Reni reinterpretará para la capilla de la santa en San Luis de los Franceses), que es uno de l0s primeros que desarrolla esta idea de infinitud.

Rafael. Santa Cecilia

Lo cierto es que la técnica será una y otra vez explotada por el pintor, reforzada a menudo por los gestos faciales o corporales, puros subrayados que potencian aún más esa sensación de proyección hacia lo absoluto que generan sus personajes, dominados por una visión que sólo podemos intuir (como una pura intuición) en la potencia de estas miradas


martes, 17 de septiembre de 2019

PRADERAS AZULES. Aquellas canciones de Lennon 1. Imagine

DALE AL PLAY E IMAGINA
.

El 8 de diciembre mataron a Lennon frente a su casa del edificio Dakota, tres semanas de haber sacado su último disco, Double fantasy, que había coincidido con la inauguración del Penta. 

Muchos años después, Manuel me contaría que aquellas navidades viajó a Londres y compró toda la discografía de Lennon, luchando a brazo partido con las decenas de fans que se la llevaban como si fuera algo tan imprescindible como cierto. 

Desde entonces, siempre hubo cada noche un rincón en el pub para que sonarán dos o tres canciones suyas, e Imagine fue la elegida por la propia Sabrina para aquella cinta que me regaló la primera vez que salimos, antes incluso de besarnos. 

Ese fue mi primer momento Lennon, pese a todas las críticas de Ciprian
-Para cuándo te darás cuenta de que es una canción sobrevalorada. 
Pues entonces todo lo que tuviera una relación con Sabrina se convertía en puro objeto de veneración, incluso una utopía tan blanda e inconsistente como esta, como me decía muchas veces Antonio, el Chanquete de nuestro Verano Azul. 
-La lucha hay que realizarla por realidades, no por imaginaciones. 
¡Como si yo tuviera el cuerpo para entender todo el conflicto del mundo obrero, explotadores y explotados! 
Mi vida entonces se reducía a los misterios de sus ojos verdes y, un par de semanas después, al abismo total de su ausencia que duraría hasta diciembre. 
Nuestra segunda vez. 

Fue entonces cuando empecé a frecuentar el Penta, conociendo a Manuel a través de Sabrina, y tuve a mi disposición todos los temas de Lennon que primero escuché, luego pinché y más tarde grabé en multitud de cintas que conservé conmigo hasta tener el dinero necesario para comprarme los originales, primero en disco, luego en CD.
De aquellos tiempos remonta la persistente sinestesia que aún me provocan, incapaz de escucharlos sin que me sepan a los caramelos de limón y menta a los que entonces eras adicta y con los cuales a veces jugábamos al un pin pon secreto, mientras nos besábamos. 
A caramelos y a un frío con color de chimenea que congelaba los charcos al caer la noche tras días de primavera en pleno diciembre y tú me traías el Caribe en pleba Siberia
Eran hojas caídas de un cielo reventado de estrellas, cuando pensaba que lo nuestro podía ser eterno y tú un ángel imposible con el que mantenía eternas conversaciones sobre el mundo y sus sabores en las que siempre olvidé los infiernos que nos acechaban. 
Ese era el sabor entero de muchas de las canciones de Lennon que duraron en mi memoria hasta que la vida las pusiera otra vez en funcionamiento, como si el mundo fuera (lo es) una gigantesca y perversa noria.



                           Luis. Soldado desconocido


                       AQUELLAS PRADERAS AZULES. ÍNDICES




                                  ÁNIMA MUNDI

lunes, 16 de septiembre de 2019

PEOMIOS DE MENDÉ. Niké


Escultor tracio que trabaja a finales del siglo V a C. en Olimpia. 
Para su templo dedicado a Zeus realiza las acróteras y esta espectacular victoria sobre pedestal.
Aunque hayamos perdido gran parte de su cabezas y brazos el sólo juego de avance de sus piernas y la espectacular túnica la permiten figurar entre las obras más exquisitas del periodo clásico, posiblemente influida por el estilo bello de los discípulos de Fidias (obsérvese el juego de paños mojados de vientre, pierna y pecho de minuciosos y delicados pegados a los que se une el juego de ondulaciones de la túnica, empujada por un misterioso viento)

Todo ello genera un pictoricismo también cercano al refinado mundo jónico que habla de un fin de etapa, su propio mundo "rococó"

sábado, 14 de septiembre de 2019

LA CABINA. El resumen de nuestros más íntimos pánicos



Mucho antes de matar a Chanquete en Verano azul, Antonio Mercero exploró nuestros pÁnicos más particulares encerrando a López Vázquez en una cabina de la que jamás saldría.

(Y este es el momento en donde nos abandonan millennials y centennials pues hay demasiadas cosas raras: un Verano Azul que tuvo otros colores no tan brillantes, un Chanquete que no era un pez sino el abuelo que siempre nos gustaría haber tenido, una cabina que era un móvil quieto, en medio de la calle, José Luís López Vázquez, un admirador, un amigo, un esclavo, un siervo)

Para los que aún continúen, si no la han visto pueden hacerlo aquí, y así evitar cualquier spoillers.

Verla para sentir qué poco le hace falta a un genio para contarnos lo frágiles que somos frente los dinosaurios propios, qué cerca está el infierno de las cosas más cotidianas.

La película (mediometraje puesto en la televisión) tuvo tal éxito que el propio mercero tuvo que hacer unos anuncios pagados por telefónica en donde nunca se quedaba nadie encerrado.
Y aún así (seguro que muchos lo recordáis) la mayoría de nosotros ponía un pie en la puerta para que no se cerrará, no fuera a ser... No fuera a ser que la realidad no fuera tan previsible como pretendíamos pensar y tuviera grietas ocultas que podían abrirse con un solo despiste.
¿O acaso era otra cosa?
Pues su terror provenía de varios lugares.
Primero de su propia cotidianidad. No me hacían falta ni monstruos para lanzarnos a los infiernos. Al revés. Tanta normalidad lo hacía todo mucho más pavoroso.
Había también otro lugar de angustia. Las preguntas sin respuesta. No había contestaciones en la película. ¿Por qué no funciona el teléfono ni se abre la maldita puerta? ¿Por qué nadie podía forzarla? ¿A dónde se lo llevan?, ¿por qué vuelven a ponerla?
A mi particularmente la pregunta que más terror producía era: ¿Por qué ocurría todo esto? ¿Era un simple fallo de la compañía que se llevaba a los encerrados a aquel terrible cementerio en donde terminarían por morir para que nadie se enterase o era una estrategia?
Y realmente aquí pasamos al terreno de las puras elucubraciones, pero lo cierto que esas cabinas tenían mucho de las vergoñas medievales, una jaulas en donde morían los ajusticiados.
Pues si todo era una pura estrategia de eliminación, ¿por qué había de matarlos de aquella manera tan horrible? Y, ¿a quién y con qué motivos se elegía como sus víctimas? (Si no lo hacían y sólo jugaba el azar todavía era más terrible)
A lo largo de los años he escuchado múltiples interpretaciones. Desde una asombrosa sobre la divinidad con el helicóptero como Espíritu Santo a la más habitual: una especie de fábula política de nuestra primera transición, llena de múltiples peligros que acechaban en los lugares menos pensados.
Tal vez pudo haber habido algo de eso, pero a mi me sigue pareciendo que Mercero (y Garci, que intervino en el rodaje) solo quisieron establecer un catálogo de nuestros pánicos más profundos (el miedo al ridículo público, la angustia al porvenir, la incapacidad de poder luchar contra el destino, la inseguridad absoluta sobre lo que puede pasar un minuto después,... y en último término la soledad que siempre nos acompaña.