martes, 10 de diciembre de 2019

LAS CAPILLAS MEDICEAS (1) la arquitectura


Como otras obras del periodo, las obras de las capillas mediceas fueron objetos de numerosos retrasos y cambios de proyectos (tanto por la situación política de Florencia como por los múltiples encargos a los que tiene que hacer frente Miguel Ángel) y forman parten de una amplia colaboración del autor con los Medicis (proyecto nunca realizado de San Lorenzo, Biblioteca Laurenciana)
Esta obra es, además, su primer desarrollo arquitectónico, ya en un momento en el que su arte avanzaba claramente hacia el manierismo.
Para ellas tomó como modelo la Sacristía Vieja de San Lorenzo realizada por Brunelleschi (muy semenjante a la Capilla Pazzi). O más bien habría que decir, usó los esquemas básicos de esa capilla para desmontar el Quattrocento y hacer avanzar a la arquitectura a unos caminos hasta entonces desconocidos.

Entendida con dos cubos (el menor como altar) cubiertos con cúpula, Miguel Ángel comenzó por darle más poder visual (gracias a una bicromía más intensa) a los elementos estructurales que se destacan sobre las paredes blancas, casi intentando despegarse de ellas y añadió un espacio intermedio entre los dos pisos que rompía la ascensión de la mirada y creaba dos ámbitos, el terrenal en donde se encontrarían las esculturas, y otro celestial sin apenas referencias, un espacio abstracto, dominado por la luz espectral que entra por el óculo de la cúpula.


En esa misma cúpula incluyó (una novedad total) ventanas entre las pechinas, colocando sus jambas inclinadas hacia dentro (como estípites) "como si las oprimiera el peso de la cúpula cuya base soportan" (Tomás Llorens)


A todo ello, Miguel Ángel añade edículos y volutas entre las pilastras (demasiados grandes para el espacio de los paños), creando una especie de doble piel sobre el esquema general, una especie de nueva arquitectura subyacente, sincopada, de la que solamente se nos dejan ver fragmentos que emergen trabajosamente (como sus famosos esclavos) hacia el exterior, creando en el espectador una sensación de metamorfosis, de arquitectura que crece desde el interior y amenaza el equilibrio previo.

Con todos estos rasgos, Miguel Ángel está iniciando un camino para convertir a la arquitectura en un arte elocuente y trágico, profundamente emocional y trágico, que tendrá su culminación en la famosa Escalera de la Biblioteca Laurenciana


.

lunes, 9 de diciembre de 2019

GEOMETRÍA Y LACERÍA ISLÁMICA. DE LA MATEMÁTICA A LA DIVINIDAD






La geometría domina la arquitectura y decoración islámica. Pero, ¿tan sólo es un recurso decorativo? El tema crea numerosas polémicas entre los investigadores. 
Oleg Grabar habla de formas esencialmente decorativas que crean un entorno en donde se trastocan las formas perceptivas habituales (un juego de positivo negativo que puede cambiarse en cualquier momento que provoca una sensación de inestabilidad, de fugacidad, de cambio en el espectador).





Otros como Lomba o Vilches relacionan esta geometría con la música (que en el fondo es pura matemática) y buscan sus antecedentes en las tradiciones pitagóricas recogidas en el ambiente helenístico de Damasco en tiempo de los Omeyas (siglo VII-VIII) y más tarde reelaboradas en la Casa de la Sabiduría de Bagdad.
Según estos autores la decoración geométrica generaría una especie de ritmos interiores (un tan tan continuo) al que la contempla (el que la contempla, no el que la mira apresuradamente) que transmitiría una sensación de paz y, en último extremo sería el trampolín para meditaciones superiores.


Marcais o Titus Burckhardt coincide en esta idea y la conecta con las prácticas sufíes en donde la danza rítmica (los derviches), o la salmodia (recitación) del Corán son técnicas utilizadas por los para alcanzar la iluminación (el llamado tafarruy, algo muy semejante a lo que ya hablábamos en el zen o la mística)

.











domingo, 8 de diciembre de 2019

PASEANDO POR LA FLORENCIA DE DANTE


Aunque gran parte de su vida Dante fue un exiliado, nunca pudo alejarse (al menos en el sentimiento) de su ciudad, y aún queda una fuerte presencia del poeta que impregna muchos lugares de la ciudad medieval.
Vamos a hacer un pequeño paseo por eso rincones, yendo un poco más allá del recorrido que hace el famoso Inferno de Dan Browm.
Y para comenzar qué mejor lugar que su amado San Giovanni,el baptisterio en el que tanto tiempo pasó y cuyos magníficos mosaicos (tanto del cielo como el Infierno) bien pudieron servirle de inspiración para su DivinaComedia.



Desde allí, y pasando por una catedral aún sin terminar, deberíamos encaminar nuestros pasos  hacia su barrio natal, el que controlaban los Cerchi (jefes de los güelfos negros a los que pertenecía el poeta). Casi esquina con la via del Corso encontraremos una diminuta iglesia (Santa Margarita) en la que ocurrieron numerosos episodios de su vida. En ella conoció a su amor platónico: Beatrice que aún está enterrada en ella y los enamorados de medio mundo siguen escribiendo cartas para colocarlas en un capazo a su lado.

Allí también casó con Gemma Portonari, su verdadera esposa, también enterrada allí.
Junto a la iglesia, en una manzana de casas que aún guardan un espíritu medieval con sus torrri (como la de la Castaña) se encuentra el museo dedicado al poeta.

Realmente merece una visita en la que conoceremos la Florencia medieval, su urbanismo, sus conflictos políticos, mobiliario y podremos ver algunas ediciones de su Divina Comedia. Pequeño pero didáctico es un rincón reposado con poco turismo.
Tomado la calle que tiene su nombre llegaremos muy pronto a otros lugares Dante. Frente a frente se encuentran la Badía (en donde se encontraba con Beatrice) y el palazzo della Potestá (Bargello), en donde, durante un tiempo, ejercitó su pasión política, alternándola con  el cercano Palazzo Vecchio, aún en construcción


La Badía (izquierda) y el Bargello (derecha)

En él que se guarda su famosa máscara funeraria (fue elegido como uno de los priores de la república, teniendo que firmar el exilio de numerosos negros y blancos tras una pelea en la procesión de San Giovanni, lo cual terminaría por costarle a él el exilio).

Deberemos regresar a la via del Corso y su continuación para llegar a la via degli Albazi. Al final de ella se encontraban las casas de su familia política, las torri y palazzi de los Portinari.

Cerca de allí se encuentra el final de nuestro paseo: SantaCroce


Ante ella se encuentra una colosal escultura del poeta y en su interior su tumba vacía, pues por muchos intentos no se logró devolver su cuerpo desde Rávena

sábado, 7 de diciembre de 2019

PESSOA TOMABA CAFÉ


       ,,,,   Y es que a veces discutía acaloradamente con sus propios fantasmas, pues estos se empeñaban en llevarle la contraria, escribió y, aún con la pluma en la mano goteando adjetivos, sintió un extraño vértigo que en un punto le fascinó, pues a veces ocurría que la realidad se le volvía extraña y, como si fuera un cuento, se sentía poseído por dentro.
          Pero, bah, dijo, y con la gota pendiente del plumín escribió, sin saber muy bien por qué: Pessoa. Luego bebió un largo sorbo de café y pensó en el Congo más remoto y sus altiplanicies brumosas en donde maduran los frutos rojos del café; escuchó aromas extraños, confundiendo los sentidos del gusto y el olfato.
          Y es que el mundo, a veces, se vuelve extraño, escribió rompiendo la línea prevista de la narración, y dejó a su personaje con la taza de café en la mano, sin beber aunque quisiera un trago largo, y un atlas enorme, de grandes tapas rojas, que estaba sobre la mesa se quedó un punto extrañado, luminiscente como por encanto en el centro de África.
          Anochecía entonces, quiso escribir mientras por la ventana se veían las primeras luces encendidas que bañaban la ciudad con una luminosidad extraña, en un punto africana, haciendo inútiles a todas luces a las tres del mediodía de aquel jueves radiante de un agosto terrible y los hielos del café derritiéndose en el vaso sin que nadie lo tomara, incapaz de tomar sus propias decisiones, sólo pendiente que alguien le escribiera que él estaba escribiendo y

          Calló desvanecido sobre el atlas, incapaz de defenderse de los alacranes y las serpientes que prosperan en las altas planicies en donde madura lentamente el café. 
Sólo sería cuestión de tiempo, acaso el suficiente para poder escribir, con el vaso inútil del café en la otra mano: Pessoa. Sin saber muy bien por qué.


.


                                               ÁNIMA MUNDI

jueves, 5 de diciembre de 2019

ARTE Y LUCHA ECOLÓGICA


Desde finales de los 60, con la irrupción de la contracultura como una forma más de cultura, la ecología (igual que el feminismo, la temática LGTB, el pacifismo o la crítica política) es un tema recurrente en el arte (Beuys es una de sus primeras figuras de referencia)
Esto ha cobrado más importancia en los últimos tiempos, especialmente en relación con el cambio climático y otros problemas ecológicos.
Frente a este tema podemos encontrar tres líneas de trabajo. 
La primera de ellas es utilizar fórmulas tan sumamente conceptuales que el mensaje queda en segundo plano, difícilmente asimilable por el público no especializado.
En el extremo contrario encontramos un arte sumamente activista (como el practicado por Greanpeace), por lo general espectacular y rozando lo ilícito que corre el riesgo de convertirse en puro espectáculo, perdiendo su capacidad estética.
Entre ambos podemos situar (en mi opinión) una corriente mucho más interesante: un arte profundamente comprometido que, sin embargo, no renuncia a lo estético(o al menor a lo comunicativo, eficaz pero poético)
Este arte tiene la suficiente poética para perdurar en el tiempo y , como señala José María Parreño, es un aliado en la lucha contra el cambio climático porque tienen la capacidad de hacer visible lo invisible y sensible lo abstracto o generar una contribución a un imaginario en el que los cambios no se vean sólo como catástrofes, sino como la apertura de posibilidades inesperadas.

A él le vamos dedicando espacios de nuestros blog que aquí ordenamos

.
.
.
Pejac
.
Olafur Eliasson
.
eL pRADO CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO

miércoles, 4 de diciembre de 2019

AQUELLAS PRADERAS AZULES. PINCHANDO EN EL PENTA

MUCHOS AÑOS DESPUÉS, LUIS UTILIZÓ PARTE DE ESTA HISTORIA PARA COMPONER UNO DE SUS PROGRAMAS.


-¿Por qué no subes, Luis?
-¿A dónde?

-A la cabina, a pinchar

-Pero, como voy a pinchar, Manuel. Nunca lo he hecho
-Pues algún día tendrás que empezar.
-Pero...
-¿Te apetece o no?
-Muchísimo. Pero, ¿y si lo hago mal?
-No creo que me espantes a mucha clientela a estas horas.
- Yo...
- Venga. Ponte hasta que llegue Sabrina de trabajar.
Y mientras me iba de la barra hacia la cabina añadió como si hablará consigo mismo:
-Ya sabes de música mucho más que yo. La tienes tan dentro que solo tienes que dejarla salir. Es tu destino (¿o esa última frase, casi de la Guerra de las Galaxias, nunca la dijo y yo quise imaginarla como buen adolescente que era, tan épico como tierno?) 
Quién sabe, lo único cierto es que subir aquellos peldaños de la cabina significó toda una revelación, pues yo solo tenía 16 años y aquel lugar, desde la primera vez que lo vi, siempre me había parecido un lugar mágico, pero prohibido. 
Allí estaban los dos platos y su mesa de mezclas, el juego de las luces de la pista y una discoteca inmensa de singles y maxis que convertía a mi colección, tan trabajosamente adquirida con la paga semanal, en una simple broma. 
Pero no fue la envidia la que me arrastró. Es difícil ponerlo en palabras, pues me sentí como si todo aquello fuera un paisaje largamente conocido, el de mis más escondidos sueños. 
Por eso
¿Por donde se empezaba? ¿Qué había que hacer?
Ser un jedai, simplemente. Dejarse llevar por la Fuerza que dejó en mi mano los tres minutos de gloria de Moonlight Shadow de Oldfield.
¿Había algo mejor para empezar?

Mientras sonaba comenzó lo más difícil. 
¿Cómo se hace para mezclar?
Ya estaba girando el corazón de cristal de Blondie en su plato y había que acompasarlo con el final de Oldfield que repite una y otra vez el duelo de voces y guitarra, y yo intenté ir haciendo entrar el disco en las pausas de la voz, regresando luego al anterior. 
Algo realizado por pura intuición que se pronto hizo levantar la mirada de Manuel desde la barra, mientras sonreía, levantando el pulgar cuando acabó la transición y entró, ya sin duda alguna, el ritmo disco de los neoyorquinos. 
Pura suerte, pensé entonces, siempre incapaz de valorarme los méritos, pero el milagro volvió a suceder con Human League al que siguió el Avalon de Roxy Music con tal naturalidad que parecía estar hecho sólo para que sucediera esa mezcla. 
Qué maravilla. 
A partir de entonces fui eligiendo la música como si nadase por el fondo de una piscina, conociendo de antemano sus relaciones y disarmonias con las que jugaba como si fuera un yoyó que se alzaba y se recogía. 
Fue así como sucedió aquel extraño y fascinado sortilegio que fue cautivando al escaso público que estaba en el pub, más atento a los cambios de humor y magia de las transiciones que a las propias canciones. 
Igual que una burbuja azul, viviendo en el interior de la música como si cada tema fuera necesario, algo imprescindible en un relato del que sólo yo conocía sus claves más secretas pero todo el mundo gozaba como si en el fondo de sus almas resonaran amores actuales y pasados. 
Pues todo estaba hecho solo para ti, Sabrina, y apenas un segundo antes de entrar, cuando supe de ti por la mirada tierna de Manuel, se oyó sonar una armónica verde, un bajo rotundo que dejó el mundo en suspenso para que tú aparecieras bajo el palio de fresas de Karma Chameleon, tan dorado como tu pelo cuando giraste la cabeza ante una señal de Manuel y, tras la sorpresa de verme allí, me sonreíste. 
Yo me derretí entonces y me dispuse a bajar pero tú negaste con la cabeza, diciéndome sin palabras: 
No, por favor, sigue contándome como es que te puedo querer tanto que no soy capaz de medirlo. Dime todo lo que quiero oír con tu música. 
Por supuesto, mi amor. Aquí tienes toda nuestra historia, desde los barcos a venus a divina.

La paz de Xanadu y la batería sin pausa de Bonnie Taylor.

Toda tú hecha música en una de las tardes más felices de mi vida en donde elegía los discos en los rincones de luz de tu mirada, y jugaba a hacerte de rabiar yendo y viniendo, aplazando un instante más aquella canción que más deseabas. 
Por favor

Dímelo otra vez. 

No pares ahora, no me

Solo quiero oírlo de tus labios. 

Y como quieres que te lo diga si no me puedes escuchar. 

Inténtalo, mi amor. 

Ponla ya de una vez, pues si no te mataré.



martes, 3 de diciembre de 2019

ARTEMISA GESTILESCHI. Judith y su criada


Gracias al apoyo Miguelangelo Bounarotti (bissobrino del gran escultor), Artemisa conseguirá sus primeros encargos oficiales en la corte medicea de Florencia.
Sin embargo, y frente a otros modelos más explícitos que representan la propia degollación, Artemisa ha girado el foco y habla del tema de una forma más elusiva: Judhit ya ha ejecutado a Holofernes cuya cabeza está en la cesta e intenta huir junto a su sirvienta.
El cambio de registro le permite relajar la tensión de la escena (aunque ella siga apareciendo, como un fantasma) para pasar de la fuerza física a lo psicológico (las miradas de ambas mujeres, temerosas de ser descubiertas pero sin perder tampoco su seguridad (en realidad, a mi juicio, es uno de los emponderamientos de la mujer más maravillosos de la historia del arte)).
Su juego de movimientos se inspira directamente en dos figuras de la Vocación de San Mateo de Caravaggio (igual que el uso de la la luz en los fondos o su composición recortada y descentrada, con una maravillosa diagonal que arranca en la cesta y nos llevaría - imaginariamente - a la escena que las dos mujeres contemplan)
A todo ello añade una exquisitez (en los vestidos y joyas, en los movimientos) típicamente florentina que conecta con los modos de la alta maniera que busca la elegancia incluso en situaciones trágicas

lunes, 2 de diciembre de 2019

LECCIONES SOBRE EL RENACIMIENTO. El espíritu científico


Cuadernos de Mecánica. Leonardo da Vinvi

El retorno a la Antigüedad Clásica no sólo será una asunción de modelos, como ya hemos visto, a la razón humana como forma de conocimiento de la realidad. 
Con ella aparecerá la conciencia histórica, la función de la crítica como constructora de nuevas ideas, la ruptura del principio de autoridad medieval o el ansia de experimentación que irán creando un espíritu científico nunca visto desde el mundo islámico, con personalidades como Copérnico (teoría heliocéntrica), Giordano Bruno, Vesalio, Toscanelli o Leonardo da Vinci para los que la Naturaleza es un libro abierto que la razón ha de saber interpretar, poniendo las bases para la gran revolución científica del XVII (Galileo, Kepler, Newton…)


Este interés científico llegará también al mundo del arte, y el afán experimentador se verá especialmente en el desarrollo de la perspectiva que, desde la herencia de Giotto, será un tema fundamental para autores como Brunelleschi, Masaccio, Donatello o Ucello. Su codificación teórica la establecerán, sucesivamente, Alberti y Piero de la Francesca, hasta su desarrollo definitivo realizado por Leonardo (perspectiva aérea). En toda su elaboración late un profundo sentimiento antropocentrista y empírico (Francastel) al representar (reinventar bajo presupuestos humanos) el espacio en relación directa del espectador que observa la obra.

El ansia de saber frente al culto de la tradición típico del Medievo hará que estos nuevos individuos se muestren interesados por todo, abriéndose numerosos campos de investigación: desde la historiografía (las Vite de Vasari, Aretino, Poggio), a las técnicas bélicas (Leonardo o el Arte de la Guerra de Maquiavelo), la política (Maquiavelo), las matemáticas (Luca Pacioli o Toscanelli, Juan de Herrera y su famoso Discurso sobre la figura cúbica), las Ciencias Naturales (desde las investigaciones de Leonardo a los famosos gabinetes de curiosidades manieristas, los estudios de anatomía de Servet o Versalio, Bruno), la Teoría artística (Alberti, Piero, Serlio, Palladio…)
De la misma manera, el mecenazgo fue mucho más amplio que lo puramente artístico, incluyendo las ciencias como objeto de prestigio que ayudará a los científicos y se plasmará en la creación de bibliotecas.

Luca Pacioli

No debemos olvidar que el verdadero método científico se establece en el XVII, aunque ahora se fijen gran parte de sus ideas pero sin una metodología aún sistemática. Es por ello que la magia o la astrología aún sean consideradas científicas (basados en la idea de un Anima Mundi, el mundo como organismo vivo). Valga el ejemplo de Ficino, Paracelso que todavía aplican la alquimia tanto en lo material como en una actitud espiritual cercana al neoplatonismo de autocrecimiento personal.




domingo, 1 de diciembre de 2019

ICONOGRAFÍAS PERSONALES. La rendición de Breda. Velázquez




 Tomado de wikipedia

Además de todos los análisis simbólicos y técnicos que podéis encontrar aquí, la Rendición de Breda tiene otras miradas (quizás más transversales) que podrían iluminarnos toda una época y personales.
Por una parte, ¿quién no recuerda los famosos versos de Quevedo?


Nace en las Indias honrado,

Donde el mundo le acompaña;
Viene a morir en España,
Y es en Génova enterrado.

Curiosamente, un oro que servía para mantener las empresas militares (especialmente en Flandes) y que, cuando se retrasaba o era escaso producía constantes créditos emitidos por banqueros genoveses, ese mismo patriciado urbano al que pertenecía Spinola que, en un rizar el rizo, terminó perdiendo su hacienda en la propia guerra, pertrechando ejércitos.
¡Paradójico siglo de Oro el nuestro!

Aún más si pensamos en la valona que viste el propio Spinola, que muy probablemente fuera holandesa. Una prenda del enemigo que llegaba a España a través de los puertos ingleses o desde Hamburgo (y de nuevo rizando el rizo, hecha de lino, siendo Andalucía uno sus principales productores). Un comercio (erigido sobre nuestra propia sociedad de las apariencias que luchaba contra cualquier sentido común) con el enemigo que engordaba las arcas holandesas para luchar contra los propios tercios.

Y un punto más todavía, un par de  curiosidades que a lo mejor no lo son tanto.
Spinola aparece retratado en dos obras (y en especial en la de Velázquez) en una magna obra concebida por el propio Olivares, el mismo que terminó humillándole y le hizo trasladarse al Milanesado en donde le desposeyó de sus poderes plenipotenciarios, arruinando su gran patrimonio que desde joven deseó "honor y reputación"
Esas mismas palabras que siempre debieron estar en la cabeza de su pintor, Velázquez. El pintor que utilizó sus pinceles para forjarse una carrera de cargos honoríficos (hasta llegar a ser aposentador real y ser nombrado caballero de la orden de Santiago) y que viajó en el mismo barco (en su primer viaje a Italia) en el que Spinola iba hacia su destierro.
Parecería que ambos renegasen de su condición primigénia (mercader Spinola, simple artesano, pues así se consideraba a los pintores, Velázquez), y quisiera romper el férreo marco de la sociedad estamental para ingresar entre los privilegiados a fuerzas de títulos y honores.

sábado, 30 de noviembre de 2019

ÁNIMA MUNDI. SOLSONA Y lA BUENA Y EL SEGUNDO PERIODO DE SUS ACCIONES POLIÉTICAS

Tras el terrible atropello del BMV (o fue un Audi), las acciones poliéticas de Solsona lA Buena tomaron una nueva dirección que le apartó de los grafitti que escribiera por España e Italia para centrarse en otros medios.
La inmovilidad absoluta que tuvo que observar durante casi seis meses (y las posteriores secuelas que sufrió) hacían ya impensables estas correrías semiclandestinas por el mundo pintando sus paredes que pronto sustituiría por el territorio sin esquinas (por lo menos en ese momento) de Internet en donde podía seguir volcando todos sus miedos globales en la propia globalidad.

Algunos suponen que el cambio también tuvo su vertiente puramente sentimental. Pues el accidente le trajo, además de daños físicos otros de carácter emocional, la ruptura con su novio, tan amante de la ópera como del movimiento antiglobalización y perfecto analfabeto de la red.
Según Solsona, Solsona lA Buena se volcó en lo virtual como una forma (interpuesta) de venganza contra él, utilizando sus propias incapacidades.
Otros investigadores tildan esta interpretación como excesivamente psicoanalítica y la descartan.

Muchas de estas acciones poliéticas en la nube servirían, con el paso de los años, como cañamazo para su futuro Manual de Instrucciones , pero eso ya es otra historia, ¿verdad, Solsona, al que te apodan sin sentido el malo?

                             TODA NUESTRAS ANIMA MUNDI

jueves, 28 de noviembre de 2019

OLDENBURG O EL GIGANTISMO DE LO COTIDIANO


Cuando Oldenburg comenzó a hacer sus esculturas gigantes trabajaba en doble sentido, profundamente antagónico, pues a la vez que traía al museo la realidad más banal (tan típica del pop), el gigantismo y descontextualización de estos objetos generaba un extrañamiento.
Ya no se podían usar, eran puras formas estéticas, contemplativas. Había que mirarlos (¿mirar qué, nuestra propia cotidianeidad?)

.
Aguja e hilo. Estación Cardona. Milán

Se consumaba así el paso a la posmodernidad que late en todo el pop. La recreación de una segunda vida hecha con los objetos de la primera y cotidiana existencia a los que se les ha privado de la sustancia de la utilidad, convirtiéndolos en verdaderos monumentos a lo banal o, mejor dicho, a la idea de apariencia (pues se realizan en acero convenientemente pintado que aguante la intemperie), al icono, a la pura apariencia (un poco más tarde la informática y las redes ahondaría en este proceso de virtualización de la realidad que ya no sentimos y tan sólo vemos, en las pantallas).
Se iniciaba así la era del simulacro en donde la realidad se cosifica y se monumentaliza (en la política ya estamos en ello)


miércoles, 27 de noviembre de 2019

LUIS. AQUELLAS PRADERAS AZULES. Sin Música 1

HAY NO HAY PLAY PORQUE


Sólo ha habido un momento sin música en mi vida.

Fueron dos semanas, acaso tres, en donde el mundo se oscureció de tal manera que todo estuvo a punto de desaparecer.
Unos días de negrura en pleno agosto en donde el frío se apoderó de mi y quedé gris y temblando, como una pared solitaria sin techo ni suelo, perdido en la nada de los futuros ya sin dueño.

Yo solo tenía 16 años y esa misma tarde acababa de perder mi primer amor por la decisión de los padres de ella que nos consideraban demasiado jóvenes para jugar con algo tan peligroso como es el amor, y ella no llegó a nuestra cita diaria, sustituida por Beatriz, su mejor amiga, que tuvo la desgracia de tenerme que contar que no había solución alguna.

En aquellas semanas pase por mil estados posibles, desde el estupor hasta el delirio, todo en el más puro silencio, incapaz de escuchar nada más que el dolor sin término que me recorría por dentro.

Era algo casi físico, como una piedra con aristas recorriendo el pecho y luego el estómago, arañando por donde pasaba mientras tú...
No, no puede ser posible.
Pensaba cada mañana al despertar de las terribles pesadillas nocturnas, pero sólo hacía falta abrir los ojos o mover simplemente la cabeza para saber que el dinosaurio continuaba allí.
Seguía allí ese futuro que de pronto se había quedado clavado como una mariposa sobre el álbum, girando sobre sí mismo y sin poder avanzar un milímetro.
No
Nunca
Ya no
Las palabras sólo sabían negar, pues ya no existía lo posible. Solo se podía hablar en pasado, y ni siquiera tenía fuerzas para utilizar el condicional, pues
Como si hubieran construido un muro delante mío la realidad se evaporo, simplemente, y solo quedó un espacio plagado de vacíos, sin tiempo propio.
Y silencio. Sobre todo silencio.
Quedó eso y el silencio. Un silencio espeso y lleno de esquinas, como si fuera un laberinto, con el Minotauro de Sabrina encontrándome en todos los recuerdos como un chasquido en las sienes que me reventaba él alma.

Mil fantasmas con sus mismos ojos verdes atardecidos que se mezclaban en una vigilia que tanto se parecía a un sueño en el que vivía, sin poder (ni desear) escapar.
Para qué hacerlo si esos recuerdos eran todo lo que me quedaba.
Su mano entre las mías
Las noches reventada de estrellas apoyada mi cabeza sobre tu muslo.
-Mira, una fugaz. Pide un deseo.
Tumbado en la cama, cara a la pared, se pasaban las horas, y eran tan lentas que dolían, pues solo quedaba el consuelo de que llegará la noche con sus propios monstruos y, en un golpe de suerte, tener la dicha de no despertar nunca más
Pues
Para que valía un día más si ella ya no estaba.
La vida había perdido las esperanzas y con ellas se había clausurado el futuro. La palabra mañana había dejado de tener sentido.
Sólo significaba un poco más de sufrimiento. De recordar el día en el que me dijiste te quiero tanto en aquellas piedras del fumadero tras el primer beso en el que me perdí en el húmedo calor de tu boca y me sentí azul y profundo, más allá del tiempo.
Por aquel delito comprendí qué significaba la palabra yo, una pura minucia comparada con el nosotros, y supe al fin lo incompleto que había estado hasta entonces.
Supongo que fue entonces cuando dejé el último niño que tenía dentro, aquel que ahora buscaba sin posibilidades, intentando volver el tiempo atrás para que, alternativamente, nadie nos prohibiera el amor o, por el contrario, no haberte conocido nunca
Y
¡Malditas canciones!
En los momentos más terribles te insultaba y pedía al dios que me quisiera escuchar que desaparecieras de mi mente y mi pasado como se hace con los malos sueños.
-Vete de una maldita vez - gritaba para un segundo después llorarte con los ojos ya sin lágrimas.
Tus miradas de terciopelo, la respiración entrecortada del primer beso, cuando te respiré como si fueras una canción de culture club que...

Ni siquiera ella había logrado sobrevivir al lunes de tu abandono. Ni Mecano. Todas las músicas habían muerto tras las palabras de Beatriz, y detrás de ellas sólo quedaba un campo seco de silencio.

Silencio.

Mucho silencio.

martes, 26 de noviembre de 2019

ANTEFIJAS ETRUSCAS


Como ocurría en los templos griegos y romanos, las vigas de los aleros se encuentran protegidas (especialmente cuando son de madera) por pequeñas esculturas llamadas antefijas, que junto a su carácter práctico (proteger los elementos de madera) tenían otros simbólicos (eran protectores mágicos o figuras apotropaicas)



En el mundo etrusco era habitual utilizar la técnica de la terracota para estas antefijas, lo que permitían una expresión swencilla y de gran expresividad de forma barata y fácil de realizar.



En estas antefijas podemos encontrar la mayor o menor aculturación que fue sufriendo el arte etrusco, encontrándonos desde los modelos más autóctonos (mucho más expresivos) a otros de filiación más clásica

lunes, 25 de noviembre de 2019

SAN MIGUEL DE LILLO. ARTE ASTURIANO


Sólo conservamos un tercio de la estructura, la que correspondería al nárteX y el arranque de las naves de lo que debió ser la iglesia palatina ramirense vinculada al espacio palacial de Santa María del Naranco


Tomada de wikipedia

El primero es triple, con un volumen avanzado que se flaquea por dos pequeños recintos (¿zonas litúrgicas a la manera de las tradicionales prothesis y diaconicos? ¿pequeñas cámaras del tesoro?). La parte central funcionaría (al modo de las  West Werk carolingias) como tribuna regia

En cuanto al arranque de las naves, ascendemos de una forma vertiginosa en altura, con una escasa diferencia entre la central y las laterales que tiene un sentido constructivo, el apoyo de las bóvedas de cañón con fajones de la central sobre otras en las laterales (alternadas en sentido) que terminan en los altos contrafuertes interiores (una fórmula empleada en Santa María del Naranco complejizada al introducir las naves laterales).

Realizada con el tradicional sillarejo que se refuerza con sillares en esquinas y contrafuertes, sorprende su apertura de vanos con tracería calada de exquisita factura que (muy posiblemente) repetirían los modelos (pintados) que adornarían su interior