lunes, 28 de septiembre de 2015

EL RETRATO DE PERICLES. KRÉSILAS

Kresilas fue un contemporáneo de Fidias (acaso colaborador suyo en las obras del Partenon).
Su obra más conocida es este "retrato" de Pericles, el gran político de la época que llevó a Atenas a su esplendor (pero también a su posterior ocaso con la entrada en las Guerras del Peloponeso).
Gran orador, perteneció al partido demócrata que dio mayor poder a la Eklessia y organizó su propaganda por medio de medidas populistas (entrada gratuita en el teatro, pago a los jurados, rebaja de las propiedades para ser magistrados...), intentando que la democracia ampliara su base y no sólo fuera un juego de los más poderosos.
En la política exterior, Pericles reconvirtió la Liga de Delos (en donde se habían undo las polis griegas en las Guerras Médicas) en un verdadero imperio dominado por Atenas. Esto traería el enfrentamiento de Esparta que generaría la Guerra del Peloponeso. En una epidemia de ¿peste? producida durante la guerra, Pericles murió
Una parte importante de ese tesoro de Delos fue utilizado para restaurar la Acrópolis de Atenas (casi totalmente destruida en las Guerras Médicas), poniendo a Fidias a su cargo.
La escultura (realizada en el 430 a C, en propia vida de Pericles) debió ser de bronce y de cuerpo entero aunque las copias romanas como ésta sólo reflejan la cabeza.
Se nos muestra barbado y con el pelo ensortijado y un gran casco corintio (acaso para disimular la deformación de su cabeza), y aunque algunos detalles sean naturalistas (como los propios labios), la escultura no es un retrato tal y como hoy lo concebimos (para ello debemos esperar a Alejando Magno, como ya vimos aquí, y que tanto se desarrollará en el mundo romano).
Se trata más bien de un retrato de ideas, el retrato del buen gobierno, una forma ideal de representar más a la obra política que a la propia personalidad. Hasta tal punto llega el proceso de idealización de las formas en la Grecia Clásica que gusta más de los arquetipos que de las individualidades


Amazona herida de Kresilas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada