jueves, 6 de abril de 2017

LAS BAÑISTAS.CEZANNE


Aunque trabajadas con anterioridad, la amplísima serie que dedica el último Cezanne a las Bañistas es una verdadera extensión de las investigaciones emprendidas con la Montaña de Sainte Victoria. Un paso más en donde pretende la conjunción entre paisajes y figuras.
En tal unión la figura humana lentamente se irá petrificando, naturalizándose en formas geométricas que pierden cualquier rasgo individual para mimetizarse en el paisaje, algo que no olvidará ni Matisse (la Alegría de vivir, Lujo, calma y Voluptuosidad) ni Picasso (Las Señoritas de Avignon) ni Kirchner.
.
Kirchner. La cala

De esta manera Cezanne se convierte en el verdadero gozne entre el clasicismo (es evidente que sus bañistas proceden de las obras de Tiziano, Poussin, el Almuerzo en la Hierba de Manet o las Bañistas de Ingres) y la modernidad.

Junto a esta unón figura-paisaje, Cezanne sigue trabajando con otros dos de sus grandes temas: la sinestesia de los colores (que ya explicamos aquí) y la composición.
En esta obra que presentamos, la composición se organiza como un friso clásico en donde se entremezcla figuras y árboles, en una composición horizontal equilibrada por las verticales de ambas y que, recurriendo al clasicismo más puro, son reorganizadas en dos triángulos en euilibrio.

Sin embargo, pronto renunciará a esta fórmula para buscar (de nuevo una forma clásica) en el triángulo la composición generatriz.

Tomado de wikipedia

Invirtiendo masa por transparencia (la de la Montaña al triángulo espacial que componen los árboles y que habría que relacionar con el Almuerzo en la Hierba), los motivos se vinculan a la forma general y, a la vez, se multiplican en mil pinceladas distintas que convierten (Bozal) "cada uno de los motivos del paisaje en una forma en sí misma abstracta que se hace figura en relación con las demás y con mi mirada"





















Para ver muchas más bañistas
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario