miércoles, 10 de junio de 2015

LA FALSA ABSTRACCIÓN DE LA POSMODERNIDAD. HALLEY Y EL SIMULACIONISMO NEOABSTRACTO


A la gran mayoría le puede parecer un cuadro abstracto más, sin otro interés que el juego brillante de colores. Algunos, incluso, pueden acordarse de Stella y sus compañeros de la pintura de borde duro de los años 60.
Pero como siempre ocurre con la posmodernidad las apariencias suelen engañar (en realidad, a menudo se hacen para esto) y el espectador, como decía Estrella de Diego, necesitaría que los cuadros tuvieran un libro de instrucciones, pues se apoyan en tal cantidad de referentes culturales previos que es casi imposible su análisis sin conocer todo un índice de referencias que utiliza el autor.
Y es que Halley,  uno de los grandes representantes de este simulacionismo neoabstracto pretende revisar la obra de los grandes minimalistas (una actitud bastante habitual en el mundo posmoderno, la relectura del pasado) para dotar a la pintura abstracta de nuevos significados.
Para encontrarlos su pintura recurre a las lecturas de Foucault y Braudrillard. Especialmente del primero le interesa su estudio de la geometría en Vigilar y Castigar, en donde estudia la aparición del panóptico (el control del interior de un edificio desde un solo punto) y la idea de la geometría urbana como una forma de control y represión social a través de la continua vigilancia.
De esta manera, sus obras son, a la vez, abstracta y narrativas, y nos hablan de  nudos de autopistas, celdas, aeropuertos o circuitos electrónicos, "espacios que, más que realidades concretas, simulan modelos de espacios celulares que sobreponen sus circuitos de control al cuerpo social " (Anna Maria Guasch).
Quien a alguna vez se haya aproximado a los planos que explican los circuitos de internet de una red y su sistema de flujos (que en el fondo es la verdadera estructura de poder actual, tan líquido, que comporta el movimiento de la información y, a la vez, de las órdenes) podrá entender mejor estos cuadros que son abstractos y a la vez tan cercanos a la realidad y nos hablan de todos los complejos (y refinados) sistemas de coacción de nuestra sociedad conectada


No hay comentarios:

Publicar un comentario