miércoles, 15 de febrero de 2017

Análisis y comentario. PLAZA DE SAN PEDRO DEL VATICANO. BERNINI



Función. La plaza está concebida como el gran escenario para los actos papales que, además, sirviera para corregir la insulsa y alargada fachada de Maderno y realzara la visión de la gran cúpula de Miguel Ángel
.Tomado de wikipedia

Planta compuesta por dos grandes formas geométricas. Arrancando desde la fachada se encuentra una de forma trapeziodal, de lados rectos que se cierra hacia el exterior. Unida a la anterior se encuentra otra formada por una elipse cuyos centros se marcan por dos grandes fuentes, siendo el centro geométrico subrayado por un gran obelisco.
En el proyecto original la elipse exterior estaría casi por completo cerrada, sin abrirse la perspectiva que se observa en la actualidad.





Alzado. La plaza recta se cierra con un muro al que se adosan columnas (siguiendo el esquema de la fachada ideada por Maderno) mientras que la elipse se sustenta en cuatro filas de columnas de orden gigante de influencia miguelangelesca que, según se coloque el espectador en el interior de la plaza, se taparán unas a otras (viéndose una sola columna por fila y huecos entre ella, permitiendo la visión del exterior) o se cerrarán impidiendo ver el exterior. (Aquí lo explicamos más tranquilamente)
.










         La cubierta es muy sencilla, adintelada.
.

La decoración no es demasiado abundante. tan solo esculturas sobre los ejes de las columnas (idea tomada de Palladio), dos gigantescas fuentes y el gran obelisco de origen egipcio que había sido utilizado para la spina del circo construido en el imperio romano por Calígula en el mismo lugar.

Comentario.
Bernini consiguió en esta plaza uno de los principales símbolos del arte barroco (siglo XVII), puesto al servicio de la propaganda de la iglesia católica, la de su cabeza visible, el Papado, siguiendo así las nuevas normas planteadas en el Concilio deTrento (que pretende darle un nuevo impulso a la Iglesia tras la crisis originada por la Reforma del siglo anterior).
Para conseguir tal propaganda recurre a todo tipo de estrategias para atraer y convencer al espectador del poder de la iglesia: el tamaño desmesurado (que vuelve psicológicamente pequeño al espectador frente al poder papal), el movimiento (conseguido por la forma elíptica o el correr de las fuentes...), la sorpresa (en origen, al estar cerrada, el espectador entraría de golpe en ella desde una serie de callejuelas estrechas), la participación del espectador (al colocarle obstáculos visuales como las fuentes y los obeliscos que le impedirían ver completa la fachada y la cúpula de Miguel Ángel, lo cual le harían moverse lateralmente creando el efecto óptico de que la plaza se abre y se cierra, como ya se ha comentado en el alzado).

Además de todo ello, Bernini crea un gran escenario teatral en donde el poder papal se representará en numerosos actos (misas solemnes, bendiciones como la de urbi et orbe ...) al igual que lo hará el poder del rey en sus jardines (el Versalles de Luis XIV o Plazas Reales parisinas) o en las Plazas Mayores (Madrid, Gómez de Mora).


Para todo ello toma elementos de tradición clásica (orden dórico, entablamentos, esculturas...) y manieristas (orden gigante de Miguel Ángel, escultura sobre columna dePalladio), aunque utilizándolos de forma típicamente barroca (al perder la armonía y antropocentrismo renacentista) poniéndolos al servicio de la propaganda sobre las clases bajas, que no necesitarán pensar (como era habitual en el Renacimiento, tan racionalista) sino simplemente sentir (pues será lo emocional, la atracción a través de los sentimientos, lo típico del barroco), de igual manera que Caravaggio explicará el hecho religioso de forma dramática e inmediata para atraer así al fiel (tal y como quería el Concilio de Trento, que utilizará el arte como forma de publicidad de la religión, especialmente encaminada hacia las clases populares).


Por último, esta obra está en relación con otras intervenciones que realizará el artista en el Vaticano, como la Cátedra de San Pedro (trono muy decorado para el Papa e iluminado por un trasparente), el Baldaquino (que señala el lugar simbólico de enterramiento de los papas, lleno de movimiento con sus columnas salomónicas, sus faldones movidos y sus formas ondulantes superiores), la Escala Santa (en la que juega con fuertes contrastes de luz y sombra), así como numerosas esculturas (Tumbas de Urbano VIII y Alejandro VII, San Longinos...)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada