jueves, 17 de mayo de 2018

VOSTELL EN EL MUSEO DE MALPARTIDA DE CÁCERES


En un profundo rincón de Extremadura se encuentra uno de los museos de arte conceptuales más importantes del Mundo.
Su creador fue Wolf Vostel, artista alemán, compañero de Beuys y principal animador del movimiento Fluxus.
Llegó aquí por amor, y reconvirtió un antiguo lavadero de lana en el alucinante paisaje granítico de los Barruecos en un museo de prácticas conceptuales que ya tiene más de 40 años de vigencia.
En distintos lugares del paraje él realizó diversas instalaciones que hoy queremos recorrer.
.

 ¿Por qué el proceso entre Jesús y Pilatos duró solamente dos minutos?

Una enorme macroestructura en donde un avión ruso Mig 21 se incrusta en el suelo tras atravesar dos coches, varios coches y un piano de cola. Todo un amenazante conjunto de destrucción que habla de una civilización dispuesta a la constante autoliquidación en la que la vida (arte vida arte; era una de las frases predilectas del artista) parece haber puesto un pequeño punto de cordura con las cigüeñas que ahora anidan en su parte superior



 Los toros de Guisando.

Los encofrados de hormigón fueron una de las marcas de estilo de Vostell, y aquí aparecen en formas irregulares, poderosas y de rugosa textura para completarse con motores o piezas de cañón que hacen la misión de cabezas.
La referencia a los de Guisando tanto es un homenaje a lo español como una metáfora de los poderes totémicos de los animales, que esperan con un silencio geológico



Voaex Viaje de (h)ormigón por la Alta Extremadura

De carácter biográfico, se trata del encofrado del coche que condujo el propio Vostell desde Berlín a Malpartida.
Las formas industriales, gracias al hormigón, terminan por confundirse con el paisaje, se geologizan (hasta las propias ruedas de caucho fueron sustituidas por otras de granito)


                                  El muerto que tiene sed, 1978

Acaso la más conceptual de todas las obras que hoy comentamos .Un cilindro de hormigón, en cuyo interior hay una caja de plomo, que fue cerrada después de que durante tres días las personas que quisieran transfirieran a su interior sus pensamientos. Junto a la escultura, una inscripción pidiendo que se abra en el año 6.978, cuando los científicos, «puedan reconstruir las miradas y los pensamientos de la energía no visual puestos en la caja».


No hay comentarios:

Publicar un comentario