miércoles, 16 de mayo de 2018

Adolf Loos. sobre arquitectura


Menos revolucionario que su concepto de la decoración interior por los escasos proyectos verdaderamente terminados, Loos planteó una forma radical arquitectura que influirá en personajes como Wrigth o Le Corbusier
Ideológicamente (y frente al modernismo imperante), Loos plantea la arquitectura desde el interior, especialmente en la vivienda, que se convierte en un lugar íntimo, fuera de cualquier tipo de representatividad social y materializado en torno a conceptos (tan radicalmente modernos) como el confort o la intimidad.

Incluso va más allá y confiere género a estos espacios, distinguiendo entre los masculinos (zonas de reunión como comedores o salones) y los femeninos (alcobas) que generan su carácter por el mobiliario (y sus materiales utilizados) como ya analizamos aquí.

Sin embargo, su gran aportación a la arquitectura moderna será su concepto de  Raumplan, entendiendo el interior como una serie de espacios interconectados (los flujos y movimientos son fundamentales en sus obras) que se suelen conectar tanto en vertical como en horizontal.

Junto a esta aplicación de estas pautas (que prefigura las ideas de planta libre de Le Corbusier o de los espacios que fluyen de Wrigth), Loos plantea una necesidad hasta entonces pasada por alto: la importancia de la altura del techo para generar espacios significativos, alzándolo paa las zonas públicas (masculinas) o bajándolas en las íntimas (femeninas). 


Esto convierte a la casa en un verdadero mecano que maclas que se interconectan a distintas alturas, con escaleras que las comunican que terminan reflejándose hacia el exterior en fachadas ambiguas en donde los pisos no quedan delimitados claramente






























Aquí hablamos de su curiosa faceta posmoderna




No hay comentarios:

Publicar un comentario