lunes, 11 de agosto de 2014

JORGE CASTILLO. Paseo entre dos árboles


Flotando sobre las aguas gracias a la perspectiva de terrazas aparece este amasijo de hierros. Un elemento caótico, orgánico en medio del paisaje rectilíneo.
Cuando nos acercamos más a él descubriremos pequeños pájaros realizados en chapa recortada y la escultura comienza a cobrar un nuevo sentido, pasando de ser abstracta a figurativa.

Una maleza de chatarra como metáfora. Acaso la propia ciudad; medio ambiente especialmente hostil que ha logrado crear su propia fauna que ya se ha imbricado tanto en el nuevo medio que se ha convertido en metal.


























No hay comentarios:

Publicar un comentario