domingo, 12 de abril de 2015

KANDINSKY. SU EVOLUCIÓN ARTÍSTICA


Todos recordamos a Kandinsky como el creador del arte abstracto.
Sin embargo, antes de ello, existió un camino previo que le llevó hasta esta ruptura. Incluso después, su propia abstracción fue evolucionando por distintos estilos.
A todo este proceso le dedicamos este artículo que nos puede servir para contextualizar mejor su obra.
En su primera etapa creó, junto a Marc y Klee, una revista de arte, El Jinete Azul, que intentaba recoger noticias y reproducciones de los cuadros de la primera vanguardia (Picasso, Matisse, Braque…) e intentaban conciliarla con su actitud idealista: hacer del arte un instrumento para sacar del ensimismamiento de la realidad al hombre, es decir, más fácil, hacerle consciente de su vida interior, de sus emociones más profundas.

Sus primera obras aún son realistas y están muy influenciadas por el fauvismo (sobre todo por el uso del color de forma intensa y bastante antinatural, como hacía Matisse) y el cubismo (en sus composiciones organizadas de forma geométrica, como ya hacía Cezanne), así como ciertos recuerdos del puntillismo.
Abundan en ella los paisajes pero también personales escenas que recrean las tradiciones rusas

Poco a poco fue realizando un proceso de limpieza del cuadro, eliminando las formas naturalistas del mismo. Así una montaña se convertirá en una curva con vértice hacia arriba o un río en una forma sinuosa. Son lo que él llamó impresiones; cuadros cada vez más difíciles de analizar en clave realista, pues en ellos era el color y la línea lo que terminaba por predominar.

A partir de este punto se produce la iluminación, y cualquier referencia al mundo real se desvanece. Aparece el arte abstracto.
Partiendo de sus posiciones teosóficas busca en ellos verdaderas imágenes para el alma, lugares de iluminación que permitan al espectador encontrar profundas resonancias internas.
Las formas de este momento son profundamente orgánicas y libres, guiadas por una sinestesia que ya explicamos aquí en donde el color se convierte en música. (Todas estas experiencias serán recogidas en 1911 en su ensayo Sobre lo Espiritual en el Arte)

Esta primera abstracción se irá volviendo cada vez más geométrica en los años veinte, posiblemente relacionada con las clases que imparte en la Bauhaus y la sistematización de su labor artística realizada en sus famosos ensayos (Punto y línea sobre el cuadro).

Finalmente, en los años treinta, su pintura abstracta tendrá un último giro hacia formas cada vez más caligráficas y extraños organismos zooformes, posiblemente recogidos del universo de Miro

No hay comentarios:

Publicar un comentario