martes, 7 de febrero de 2017

PIETRO DA CORTONA. LA FACHADA DE SANTA MARÍA IN VIA LATTA


Igual que ya sucedía en Santa María della Pace, Pietro da Cortona demostró en esta obra su enorme capacidad para crear artefactos arquitectónicos que se imponen con fuerza al entramado urbano. 
Fachadas telón que muy pronto se independizaron de los dos modos predominantes (Borromini y Bernini), creando un estilo sumamente personal.
.

En ellas se huía del aparato decorativo, dejando a la arquitectura (y en especial a las columnas, verdaderamente monumentales) una función expresiva que se veía reforzada por su uso de la luz.
Estos juegos lumínicos se conseguían por medio de la creación de profundos vanos en donde se adensa la oscuridad frente a la luz cruda del travertino de las arquitecturas.

Este juego de contrarios, unido a su monumentalidad, consigue efectos sumamente intensos y monumentales, con un esquema tripartito (lleno, vacío, lleno) de fuerte verticalidad que se subraya aún más por la línea central, más ancha y rematada por el motivo serliano

Hacia el interior, se resuelve de una forma que, una vez más, nos trae los recuerdos de Bramante con su bóveda central flanqueada por dos bóvedas de horno con casetones (al modo de Santa María delle Grazie).






















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada