sábado, 18 de marzo de 2017

BRAMANTE Y LAS SOMBRAS


Bramante esconde virtualmente la superficie de la fachada por medio de proyecciones escultóricas (medias columnas, balcones, frontones sobre las ventanas, pesados almohadillados) y vacíos espaciales (arcadas en planta baja y logias en el piso superior, como en el patio del Belvedere y en la fachada del Vaticano). 

.
Estas innovaciones no se deben a un simple rechazo de las formas planas del Primer Renacimiento, sino a una positiva toma de conciencia de las posibilidades de expresión a través de la variación en el manejo de la luz. 


En las proyecciones de sus fachadas queda atrapado el sol, produciéndose luces brillantes y arrojando sombras profundas; las medias columnas modelan con suavidad la luz; las logias crean unos cuerpos de oscuridad que resaltan la silueta de sus soportes columnares. En las fachadas, al igual que en el interior de San Pedro, el diseño se inspira en la pura delectación sensual de la visión. El impulso, filosófico en la arquitectura del Quattrocento, se ha convertido en sensual
                                    Santa María della Pace
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada