viernes, 31 de marzo de 2017

EL ÚLTIMO CONSTABLE


Sólo hace falta fijarse en este magnífico paisaje de la Phillips Collection del río Stour que pintaría en los tres últimos años de su vida.

En él podemos reconocer muchos de los rasgos típicos de su obra, en especial, la representación nostálgica y sumamente personal de sus paisajes más cercanos y queridos, con un división de la pincelada que le permitió la plasmación de la luz fugitiva de estos paisajes húmedos, en donde los reflejos son tan importantes como lo reflejado.
Sin embargo hay un matiz que separa fundamentalmente esta obras con su producción anterior.

Es el predominio de esa misma pincelada que, de tan dividida, termina por independizarse de la realidad (incluso lumínica) que pretendía representar.

Evidentemente se ha hablado en ocasiones de que se trataba de cuadros sin terminar, pero aún contando con eso, existe en todo el hacer del cuadro una clara intención por destacar la pincelada, aproximándose a propuestas casi abstractas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar en este blog. Tus sugerencias serán siempre bienvenidas.
No olvides que si publicas un comentario estás aceptando algunas normas.
Por favor, sé respetuoso en tus palabras. Por supuesto puedes estar en desacuerdo con lo dicho en este blog, y también criticarlo, pero guardando las normas básicas de educación.
No se admite spam y contenidos publicitarios (serán eliminados)
Por el hecho de comentar aceptas nuestra política de privacidad (ver en apartado política de privacidad y aviso legal) y dando consentimiento explícito a que figuren aquí los datos con los que firmes o te registres (recuerda que puedes hacerlo con tu perfil blogger, nombre y URL o en modo anónimo; no es necesario email)
Si no quieres dar consentimiento, no comentes. Si tienes dudas, visita la política de privacidad.

Responsable de los datos: Vicente Camarasa (contacto correo en la parte superior derecha del blog)
Finalidad: moderar los comentarios.
Legitimación: consentimiento del usuario
Destinatarios: el sistema de comentarios de Blogger.
Derechos del usuario: acceder, rectificar, limitar y suprimir datos (si los hubiera)