lunes, 20 de marzo de 2017

FRIEDRICH (2). PAISAJE Y PERSONAJE. NATURPHILOSOPHIE


Es habitual en la pintura de Friedrich la aparición de uno o varios personajes de espaldas al espectador que, sin embargo, ven lo mismo que observa éste.
RuckenFigur se denomina en alemán esta técnica que Fridrich empleó con una clara vocación romántica: introducir al espectador en la grandiosidad del paisaje, eliminando la ventana que es todo cuadro para crear una verdadera inmersión del que mira en la Naturaleza.


Este efecto psicológico (el de romper las barreras entre ficción y realidad para hacernos participar de una forma casi cenestésica, corporal, en la representación) se vincula a una idea sumamente querida por el romanticismo alemán: la unidad entre hombre y Naturaleza.

Aunque este tema sea objeto de un próximo post, sería importante recordar la importancia que tuvo la obra de Schelling en el pintor, especialmente su idea de Naturphilosophie, teoría que organizaba el sentimiento romántico alemán que arranca de la idea kantiana de la conciencia individual y subjetiva como forma de construir el mundo para terminar por unir hombre y Naturaleza en un sólo punto.
Tomado de wikipedia

De esta manera, y gracias a una consciencia expandida y holística que llegaría a entroncar con una unidad superior (una divinidad sin rostro ni rituales ni iglesias, derivada del mundo pietista), el mundo exterior es la manifestación del espíritu (Boime: el artista penetra en la Naturaleza para encontrar las mismas ideas que trata de llevar dentro de su conciencia).
De esta manera, el mundo se convierte en un lugar de investigaciones para encontrar al sujeto que lo contempla y la mente superior que lo ha creado, intentando generar una unión sutil entre hombre, Naturaleza y Dios




No hay comentarios:

Publicar un comentario