miércoles, 12 de marzo de 2014

LA PUERTA DE LAS GRANADAS. MACHUCA. GRANADA


Dentro del programa de cristianización y occidentalización de Granada (que ya habían emprendido los Reyes Católicos y tras su conquista), Carlos V emprende una serie de edificios emblemáticos.
Uno en el centro de la ciudad, la Catedral (pensada como panteón real y obra de Siloé), otro en la colina de la Alhambra, planificado por Machuca.
Éste último (culminado en el gran palacio) se hace anteceder por una serie de hitos que reafirmen el poder imperial.
El primero de ellos es esta portada al modo clásico (inspirada en los arcos triunfales romanos) que recoge el almohadillado típico de los palacios florentinos, especialmente el del Palacio Pitti, ya casi en clave manierista con el almohadillado que se extiende a las columnas adosadas (en realidad también lo es la fuerte desproporción entre la puerta central y las laterales).

Coronado por un frontón en él se encuentra el escudo imperial junto a las figuras alegóricas de la paz y la abundancia y tres grandes granadas, símbolo de la ciudad






















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada