domingo, 27 de abril de 2014

EN BUSCA DE LA CASA DEL GALLO DE LOS VIENTOS. LA GRANADA ZIRÍ


Como tantas cosas de los zirís, la Casa del gallo de los Vientos ya es un puro recuerdo alimentado por fotografías antiguas, cuentos (como el de Irving) y otras leyendas.
El viajero que quiera encontrarlo no lo hará sino en la imaginación, y sólo podrá recorrer algunas zonas del Albaicín más abandonado, llenando con recuerdos y lecturas la falta casi absoluta de indicaciones que al menos señalaran los lugares en donde una vez estuvo.

Y es que, como ya hemos dicho en ocasiones, la Granada zirí es la Granada olvidada, como lo es esta casa, el palacio de los ziríes erigido por Badis en el siglo XI y desde el que se gobernaba toda la taifa.
Se cuenta (lo hace al Jatib)  que sobre ella había una veleta que es un gallo de cobre con cabeza de caballo, montado por un caballero armado de lanza y adarga. Cuando el viento cambia, cambia también de dirección el caballero


La leyenda le atribuía poderes mágicos, señalando no sólo el viento sino la dirección por la que venían los enemigos.

Esta casa debió ser una de las partes más destacadas del palacio zirí que se encontraba dentro de la Alcazaba Cadima.
Su ubicación debió encontrarse en las cercanías de la plaza de San Miguel Bajo, ocupando muy probablemente lo que hoy es el Parque de Santa Isabel y la Placeta del Cristo de la Azucenas.
Bajo él se encuentra el principal de los aljibes (llamado del Rey) que recogían el agua de la acequia de Aynadamar. (Aquí tenéis más información sobre él)

El palacio se extendería a parte de lo que actualmente es el convento de Santa Isabel la Real, y muy probablemente dentro de él se encontrara la zona donde los luego los nazaríes construyeran el Palacio de Dalahorra




















Palacio de Dalahorra


No hay comentarios:

Publicar un comentario