domingo, 27 de julio de 2014

LA SIGÜENZA NEOCLÁSICA (2):LA ALAMEDA


En 1804, el obispo Don Pedro Inocencio Vejarano continúa la expansión neoclásica-ilustrado iniciada por su predecesor con el Barrio de San Roque, y crea una larga alameda que mantiene el urbanismo hipodámico del barrio citado.

Con dicha alameda se pretendían unir urbanísticamente algunos edificios antes aislados a la ciudad (humilladero, Ursulinas, Clarisas...) a la vez que se crea un:
verdadero solaz de los pobres y ornamento de la ciudad

Para la obra se contó con Pascual Refusta que creó un largo paseo ajardinado que potencia su eje longitudinal por medio de plantaciones en hilera de grandes árboles de sombra que son interrumpidas por kioscos y fuentes. (Una forma, en miniatura, del Salón del Prado de Madrid que ya vimos aquí)

En su entrada se creó una sobria portada acompañada de piramidones que insisten en la idea de salón urbano abierto a la ciudad según las nuevas ideas ilustradas que pretenden, por medio del urbanismo, mejorar la vida de las personas, poniéndolas en contacto con el arte y la Naturaleza y permitiendo la reunión y el paseo para el intercambio de ideas.



.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada