jueves, 18 de septiembre de 2014

IGLESIA DE SAN FELIPE. ZARAGOZA. Un magnífico museo de escultura


Junto al Pilar es ésta una de las mayores realizaciones barrocas de la ciudad.
Los marqueses de Villaverde, propietarios del palacio anejo, cerraron terrenos para la ampliación del templo, en origen románico, edificándose a finales del XVII
Las obras se demoraron hasta mediados del XVIII, cuando Ventura Rodríguez realizó una limpieza de la decoración, adaptándola a los gustos clasicistas que comenzaban a imperar.

El templo se abre con una portada (traída desde el Pilar) con dos hermosas columnas salomónicas.

Su interior, de tres naves cubiertas con bóvedas de lunetos es diáfano y se encuentra dominado por las esculturas del apostolado, de sabor clásico, realizadas por José Ramírez de Arellano.



El templo tiene un trío de espléndidos baldaquinos de piedra de formas más movidas y rica policromía que encierran distintos grupos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario