martes, 18 de agosto de 2015

EL ACUEDUCTO DE LOS MILAGROS. MÉRIDA


Aún ahora sus ruinas son espléndidas (por ello su nombre de los Milagros)
En su momento de más de 800 metros de longitud y con una altura mayor de 25 metros, constituía una de las partes finales del acueducto que surtía la ciudad romana desde el pantano de Proserpina.

Pantano de Proserpina

Frente a otros acueductos (Segovia, Pont du Gard), la infraestructura que salvaba el arroyo Albarregas se realiza con una técnica mixta (tan típica en la capital) de piedra (opus quadratum) y ladrillo (opus latericium o testaceum) que sirve como encintado que da elasticidad a todo el conjunto.




Para unir los grandes pilares (que se reforzaban con estribos en talud) se emplearon cortos arcos de ladrillo a varias alturas que actúan de lazo para compactar todo el conjunto, una técnica que será reutilizada por la arquitectura califal en el alzado interior de la Mezquita de Córdoba.



Fotografías BERTHOLD VOLBERG
.


1 comentario:

  1. Años ha que estuve bajo sus arcos.
    Yo desapareceré, pero el acueducto seguirá, no me cabe ninguna duda, para regocijo de los admiradores de Marco Lucio Vitruvio Polion.

    Salut

    ResponderEliminar