martes, 25 de agosto de 2015

LOS LAMASSU ASIRIOS

Esta figura híbrida (toro o león androcéfalo y alado) es habitual en la plástica asiria.

Emparentados con las esfinges egipcias, se trata de animales apotropaicos (defensores mágicos) que se colocaban (habitualmente pareados) en las puertas de las ciudades y palacios para protegerlos de los genios maléficos.

Curiosamente para el que los mira de frente los ve por completo quietos mientras que, al girar, y gracias a esa característica quinta pata, se encuentran en movimiento.

Estéticamente, y además de las características arcaicas (hieratismo, geometría...), encontramos en ellos un labrado profundo (véanse simplemente las barbas) y un gusto por remarcar la musculatura como un símbolo de poder que se mantendrán en la plástica asiria y serán asumidas por ciertas obras del periodo persa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada