martes, 13 de febrero de 2018

LONGHENA. CA PESARO


Con su fachada al gran Canal, Longhena realizó con este palacio la actualización barroca de los palacios renacentistas que ya había realizado Sansovino.
Como ya ocurría en Santa María della Salute, su estilo barroco se distancia por completo de los modelos barroco romanos más avanzados (como Bernini o Borromini)

Sus dos claves barrocas son la masividad y el juego de claroscuros.
La primera se consigue con la gran mole pétrea que avanza sobre el canal y se subraya por medio de un basamento almohadillado y la utilización de grandes elementos arquitectónicos

 De esta forma se convierte en un lugar emblemático que se convierte en imán de la mirada desde múltiples puntos de vista (un fuerte carácter escenográfico que influye en la ciudad)

Por otra parte, y siguiendo el ejemplo de Sansovino, toda la fachada se llena de claroscuros gracias a la articulación de los elementos arquitectónicos (desde el estudiado almohadillado bajo al fuerte juego de luz-oscuridad de su galería de vanos palladianos o sus curiosos balaustres) 


y la aparición de la escultura, especialmente en las enjutas, como ya aparecía en la Biblioteca Marciana de Sansovino.
















































Curiosamente, uno de sus momentos más felices no suele ser demasiado conocido (al encontrarse casi escondido).
Se trata de la asombrosa curvatura de uno de sus muros laterales que sigue así la línea del solar irregular.























No hay comentarios:

Publicar un comentario