lunes, 28 de abril de 2014

LA TORRE DE LA IGLESIA DE MONTSERRAT. PEDRO DE RIBERA


A mi juicio es la torre más bella que tiene el Madrid antiguo, barroca y a veces extravagante, casi traída por los aires desde oriente de Europa.
La iglesia pertenecía a un amplio conjunto para los benedictinos de Madrid. Iniciada en la segunda mitad del XVII por Herrera Barnuevo. La iglesia tenía una trazas derivadas del Gesú, con su característica portada.
.

El proyecto tuvo numerosas paralizaciones y cambios de arquitectos hasta que en 1720 la retomará el arquitecto de la Villa, Pedro de Ribera.

Sin cambiar lo ya construido (especialmente fachada y primeros tramos de la iglesia) se dedicó a redecorarlos con sus típicas placas cortadas y rocallas.


Lo propiamente suyo es una sola torre (no sabemos si existían en el proyecto original) en donde su pasión decorativa se desborda, rompiendo entablamentos, utilizando sus particulares estípites anillados, multiplicando las líneas de imposta para articular los elementos horizontales...

A todo ello añade un original remate en el que renuncia al tradicional chapitel herreriano popularizado por Gómez de Mora en Madrid por el uso de formas bulbosas en disminución que le dan un cierto aire oriental (es un elemento que se utiliza en el rococó centroeuropeo).

SZÉKESFEHÉRVÁR. HUNGRÍA


No hay comentarios:

Publicar un comentario