sábado, 1 de agosto de 2015

OPUS RETICULATUM

Fijaros en la fotografía y buscad todos los pequeños huecos que tiene el cemento de las paredes de esta obra romana (Villa de Adriano)

Se trata de los restos del opus reticulatum, una especie de clavos de piedra o cerámica que se clavaban en el cemento fresco y formaban una retícula de rombos (de ahí su nombre) que cubrían el material.
Así quedarían las paredes completas

Y es que, como ya sabéis, el opus caementicium fue la gran revolución de la arquitectura romana como ya vimos aquí, pero tenía como inconveniente su estética (hasta el siglo XX, con personalidades como Le Corbusier, no se valoró las calidades estéticas del hormigón, fue el Brutalismo).

Por ello las paredes de opus caementicium se cubrieron de mármoles, pinturas o este opus reticulatum. (Esta imagen te puede ayudar a comprenderlo mejor)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada