jueves, 23 de junio de 2016

UN PASEO POR EL PARÍS DE LA REVOLUCIÓN DE 1789


Parece mentira pero los restos de la revolución francesa no son excesivamente visibles en París, ocultos por las reformas de Haussmann y por una cierta oscuridad que no desea ponerlos en valor.
El viajero que quiera conocerlos habrá de hacer un esfuerzo extra, curioseando en los pequeños carteles y buenas guías de viaje, pues la ciudad lo esconde en los pliegues del urbanismo decimonónico y apenas da pistas sobre ellos.
El museo Carnavalet será fundamental.
Comencemos en el Panteón en donde se encuentran los restos de dos de los grandes ilustrados: Voltaire y Rousseau

Tumba de Rousseau en el Panteón

El famoso Jeu de Paume (el lugar del Juramento del Juego de la Pelota) no es el edificio estilo imperio que hace pareja con la Orangerie en el final de las Tullerías, junto a la plaza de la Concorde, sino que se encontraba en Versalles. Lo que sí podemos ver en el museo Carnavalet es el famoso cuadro de David sobre el Juramento

La Asamblea en donde se sucederán los conservadores constitucionales, girondinos y jacobinos y, más tarde, de los thermidorianos

















La Plaza de la Concorde. Pese a su nombre y el actual obelisco egipcio y sus fuentes decimonónicas, este fue el verdadero lugar trágico de la Revolución en donde la guillotina cercenó la cabeza de María Antonieta o del propio Robespierre.






De nuevo la plaza de la Concordia con el Arco de la Estrella al fondo, construido por Napoleón para conmemorar sus victorias

El arco de la Estrella

Mirando en sentido contrario, hacia el Louvre, se encuentra el arco de Triunfo de Carrusel, un nuevo monumento sobre las glorias militares de Napoleón
En este entorno se encuentran los jardines de las Tullerías en donde, en 1792, los sans-culottes apresaron al rey Luis XVI que terminará siendo guillotinado

Al otro extremo de París, cerca de sus murallas, se encontraba el famoso Castillo -Prisión de la Bastilla que será tomada en julio del 89.
De él nada queda (pues hasta la columna está dedicadas a los muertos de la revolución de 1830)

De nuevo necesitaremos ir al Museo Carnavalet para ver algunas imágenes.
Maqueta de la Bastilla

Escalas que se utilizaron en su toma






2 comentarios:

  1. Es cierto que no hay muchos restos de la revolución pero dejas atrás, la conciergerie, la chapelle expiatoire y en la parada de metro de la bastilla quedan algunos restos de la fortaleza, o el palais royal.
    Enhorabuena por el blog

    ResponderEliminar