viernes, 4 de septiembre de 2015

Ingrávidos. Última luna de agosto

Última luna de agosto
sobre los rastrojos ya quemados.
Solemne quietud, amarilla.




Vicente Camarasa Domínguez
(Todos los derechos reservados)
Campo Real 2015

jueves, 3 de septiembre de 2015

miércoles, 2 de septiembre de 2015

LA ESTELA DE NARAM SIN. ARTE ACADIO

Probablemnete sea la primera escena de propaganda política evidente a través del poder militar; todo se encuentra hecho para este fin.
Compositivamente el relieve se encuentra organizado en líneas ascendentes que nos llevan a la gran figura de Naram Sin, protegido por la montaña y las presencias celestiales superiores.
Su tamaño es el mayor de toda la escena (la famosa perspectiva jerárquica), dominando tanto a los enemigos como a sus propios soldados, mucho más reducidos en tamaño y con la cara alzada hacia su rey verdaderamente divino.

Frente a los enemigos (y como era habitual entre los acadios), no existe ningún tipo de piedad. Uno aparece en un gesto (tan novedoso) ensartado por el cuello, otro pidiendo una clemencia imposible, más abajo otros muertos o despeñados de la montaña.
Naram Sin lo observa todo impasible. Ataviado con todos los símbolos del poder: espada y lanza, faldellín, casco con cuernos.

Su posición (verdaderamente imposible) está realizada en perspectiva torcida (igual que luego harán los egipcios y ya se había experimentado en las primeras pinturas del paleolítico) con piernas de perfil, tronco de frente y cabeza de perfil.

Aunque el relieve sea muy bajo, muchas cosas han cambiado desde el arte sumerio. 

Solamente hace falta comparar este relieve con la Estela de los Buitres que ya analizamos aquí para ver cómo la composición ha roto con los registros superpuestos, despareciendo la isocefalia en favor de una mayor cantidad de posturas, apareciendo referencias paisajísticas (árbol, montaña) e insistiendo con mayor interés en la relación entre el poder real y divino


martes, 1 de septiembre de 2015

LOS ÍDOLOS DEL MEGALÍTICO-CALCOLÍTICO


Asociados al megalitismo (que ya estudiamos aquí) del suroeste de la Península, han aparecido gran número de ídolos que mantienen varias tipologías y son objeto de diversas interpretaciones.
Los más antiguos (entre el IV y II milenio) son los llamados ídolos placa.

Realizados en placas muy finas tiene una forma trapezoidal, a veces con ciertos rasgos antropomorfos (los supuestos ojos podrían tener una función apotropaica de defensa simbólica de los recintos). Tienen todos agujeros completos para pasar una cuerda y ser colgados como amuleto personal.
Toda la superficie se encuentra finamente decorada con líneas paralelas en zig-zag que algunos ponen en relación con tatuajes o pinturas corporales.

Siempre encontrados en contextos funerarios, se han querido ver como lejanos ecos de las antiguas venus paleolíticas y diosas madres neolíticas.
Sin embargo, investigaciones más recientes, plantean la posibilidad de ser indicadores de familias o linajes que se utilizarían en vida, siendo enterrados con ellas

Algo más tardíos (III Milenio) son los llamados ídolos oculados cilíndricos, siempre encontrados en lugares de habitación.

De forma cilíndrica, poseen amplios ojos circulares remarcados por líneas en la parte baja (de nuevo, el tatuaje) y formas en zigzag en la parte posterior (¿pelo?).
Las teorías que hablamos para el anterior modelo son seguidas también en éste, que se extiende hasta el sureste, como ya vimos en la Cultura de los Millares.


Por último, más escasos, son los totalmente antropomorfos, cuya pieza más conseguida es la encontrada en Valencina (Sevilla).

Se relaciona con la progresiva diversificación social y la aparición de élites, siendo signos de elevada posición de algunos miembros y su posible misión de mediadores entre este mundo y el otro



lunes, 31 de agosto de 2015

LA FACHADA DE SAN JOSÉ EN ÁVILA. FRANCISCO DE MORA

Escultura de Giraldo de Merlo

Francisco de Mora fue uno de los principales discípulos de Juan de Herrera, trabajando con él en Escorial. A la vez será el tío de Gómez de Mora, el gran arquitecto de nuestro primer barroco.
Se convierte así en el eslabón perfecto que unirá herreriano y primer barroco en España.
De su maestro tomará su rigor geométrico, el uso de la sillería perfectamente tallada en granito, el uso de los elementos clásicos de gran pureza, prefiriendo la pilastra a la columna adosada y el toscano al resto de los órdenes y la contención decorativa, que se concentra en muy pocos lugares, con los característicos piramidiones.

Todas estas características son perfectamente visibles en esta fachada del convento de San José (primera fundación teresiana).
Sin embargo, su obra comienza a introducir leves cambios que le harán poco a poco evolucionar.
El primero de ellos es la creación de un pequeño compás por medio de la proyección de los muros laterales y el cerramiento con reja del espacio.

De esta manera la fachada se independiza del resto de la construcción y crea su propio ámbito espacial y lumínico.

Por otra parte comienza a trabajar con los huecos y llenos escultóricos (escudos, escena central) alternados en los distintos pisos para crear una suerte de variaciones de luz y sombra que, sin perder rigor, creen diversidad.
Este modelo será tomado por su sobrino Gómez de Mora y su escuela (especialmente Fray Alberto de la Madre de Dios) y lo llevarán a su estructura ya completa, como en el monasterio de la Encarnación de Madrid

Monasterio de la Encarnación. Madrid



domingo, 30 de agosto de 2015

EL MEMORIAL DEL EXILIO EN PORT BOU


Como ya explicamos en un artículo de Biombo histórico, los meses finales de la guerra supusieron un éxodo masivo de republicanos desde Cataluña hasta Francia.

La guerra ya se encontraba perdida y los ejércitos nacionales, tras la Batalla del Ebro, iban conquistando rápidamente Cataluña, obligando a la población civil a huir ante las muy posibles represalias. (La historia es cíclica y en estos últimos meses volvemos a encontrarnos con una tragedia semejante, con miles de exiliados políticos de las guerra de Siria que llegan a nuestras costas).




Las escenas que debieron sucederse fueron dantescas.



En pleno invierno, largas columnas de refugiados se acercaban a los Pirineos (entre ellos, el propio Antonio Machado) para encontrarse con la nieve y las fronteras que se cerraban y abrían arbitrariamente.

Los afortunados que superaron el frío, el hambre, el cansancio o los bombardeos (¡sobre población civil!) de la aviación franquista y lograron pasar se encontraron recluidos en campos más de concentración que de refugiados en las playas de Argelès.

Toda esta historia es la que se recuerda en la misma frontera entre Port Bou y Cerbere. Un memorial para que la historia no se olvide pues, como decíamos antes, siempre se repite, y ayer eran republicanos (que perdieron la guerra por la indecisión aliada) y hoy sirios o libios atacados por el Estado Islámico (que también ha nacido y crecido gracias a la indiferencia de los países desarrollados en la guerra de Siria).

Casi acompañados por la canción de Serrat sobre Machado, 

            Caminante son tus huellas del camino y nada más 
            caminante no hay camino, se hace camino al andar 

      al andar se hace el camino y al volver la vista atrás 

se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar 

caminante no hay camino sino estelas en la mar. 





Hace algún tiempo en ese lugar 

donde los bosques se visten de espinos 



unos grandes paneles nos muestran las terribles fotografías tomadas in situ (o en las cercanas playas de Argelès) por Manuel Moros nos hablan (y recuerdan) la magnitud de la tragedia.

Y ahora, ¿verdaderamente esos exiliados que llegan a centenares a los países del sur realmente son una amenaza a nuestra estabilidad y nuestras fronteras han de ser cerradas a cal y canto?
.

sábado, 29 de agosto de 2015

EL ARTE TARTÉSICO. Manuel Bendala



Este Cuaderno de Arte de Historia 16 recoge, de mano de un especialista como Bendala, un apretado resumen de las principales aportaciones artísticas de la cultura tartésica.
.

Sus principales valores son la periodización (bastante confusa en la mayoría de los libros dedicados al tema) y amplitud de manifestaciones (orfebrería, bronces, arquitectura, cerámica, estelas...), dando un pequeño catálogo razonado bastante completo que puede ayudar al estudiante a tener una visión concreta y sin explicaciones excesivamente heterodoxas (ver aquí) que incluye un catálogo de fichas con los elementos más representativos

                                              

jueves, 27 de agosto de 2015