martes, 2 de septiembre de 2014

SANTO TOMÁS. VERROCCHIO


Hace unas semanas analizábamos Putti y delfín, la vertiente más cercana a la grazia en la obra de Verrocchio.
Hoy, sin embargo, cambiamos radicalmente de registro para estudiar acaso una de las mejores y más complejas esculturas del autor, la duda de Santo Tomás.
Su propio encargo ya es todo un índice de la importancia que tuvo el artista a finales del Quattrocento, pues la fachada de Orsanmichele era un verdadero museo de escultura renacentista en donde ya habían participado Donatello (el San Jorge que vimos aquí), Ghiberti, Nanni di Banco, Giambolonia, Orcagna...

Aún más, esta escultura significa toda una ruptura con los modelos anteriores, al incluir un grupo frente a las tradiciones figuras aisladas (la gran mayoría) y, sobre todo, romper con el marco arquitectónico (el tabernáculo y nicho en la pared), avanzando ideas que ya serán típicas del Cinquecento.

Para ello romperá con la postura frontal que hicera, entre otros, Donatello para, quitándole importancia a los propios personajes, concentrarla en el gesto de la duda (los dedos que tienen que palpar la llaga para al fin creer) y en la relación de ambos.

Todo realizado a través de la postura del santo que dará casi la espalda al espectador  para, saliendo físicamente del marco arquitectónico, introducirnos en él a través de su gesto.
Algo generado a un maravilloso movimiento de pies que Leonardo retendrá en su memoria para mover a sus futuros personajes (como ya vimos aquí)




















Y junto a lo anterior, unos pliegues asombrosos, duros, potentes, que más que envolver la figuras, las generan, que volveremos a ver reaparecer en Miguel Ángel.

lunes, 1 de septiembre de 2014

EL HOSPITAL DE POBRES EN JÁTIVA


Como ya veíamos en biombo histórico, las ciudades medievales fueron dotándote de infraestructuras asistenciales como hospitales, habitualmente mecenados por figuras relevantes de la burguesía (en este caso el papa Calixto III) que se mantendrá en tiempos de los Reyes Católicos y Carlos V.
Este hospital mayor de pobres, edificado en el siglo XV, representa el paso del gótico flamígero con el primer renacimiento.


Del primero podemos observar la magnífica portada de la capilla de arcos conopiales en donde encontramos un espectacular grupo (fijaros en sus pliegues)  de ángeles músicos de clara inspiración en el górico internacional.

Por encima de ellos, y ya en un intento de transición al renacimiento, la Virgen con Niño, nuevos ángeles músicos y dos más pequeños en un curioso intento de escorzo.


En el resto del edificio las influencias han cambiado, buscado un rigor geométrico que lo separa del gótico para acercarlo al renacimiento.

Centrado en una portada monumental a la manera de arco triunfal (con interesantes pilastras de orden dórico que se desarrollan en dos pisos, con sus triglifos y metopas y el uso de hornacinas aveneradas) se desarrolla, en vertical, tres pisos, un segundo con grandes ventanales donde aún podemos encontrar un regusto gótico en sus remates (aunque atenuada por el uso de órdenes dobles, excesivamente finos, que recuerdan a la fachada de la Universidad de Alcalá de Henares) y la típica galería corrida que hemos visto ya aparecer en numerosas obras vinculadas con el círculo de Guas (Palacio de Jabalquinto en Baeza, Palacio Mendoza en Guadalajara)

TODOS NUESTROS POST SOBRE JÁTIVA

domingo, 31 de agosto de 2014

RINCONES DE PARÍS. Donde García Márquez conoció a Julio Cortázar


García Márquez vivía desde hacía meses en una buhardilla heladora del hotel  de Flandre (hoy se llama Des Trois College), en el barrio latino, con la cúpula de la Sorbona metiéndose por las ventanas.

Junto a su amigo Plinio Apuleyo malvivía comiendo en bares baratos como el Capoulade o el el Acropole mientras escribía el Coronel no tiene quien le escriba.
A través de conocidos supo que muy cerca de allí, en el bulevar de Saint Germain, Julio Cortázar frecuentaba con asiduidad un pequeño café en donde comía y escribía durante horas, al fondo de la sala.

Gabo se arma de valor (frente a su terrible timidez) y ronda el Old Navy durante días hasta que al fin lo termina encontrando.
Aquel día queda petrificado y sólo consigue espiarle de reojo mientras el argentino escribe durante más de una hora y se marcha.

Necesitará varios días para acercarse a él y hablarle. Cuando lo haga, según cuenta él mismo en sus memorias, le dirá:
- Hola, soy Gabriel García Márquez, soy periodistay quiero ser escritor
Ante lo cual Cortázar le responderá
- ¿Y por qué no escribes cuentos? Deja el periodismo, no es lo tuyo?

Comenzará entonces una larga amistad que se mantendrá hasta la muerte de Cortázar



sábado, 30 de agosto de 2014

Klee y el juego

De la misma manera que el niño nos imita en los juegos, el pintor imita el juego de fuerzas que han creado el universo

Klee

miércoles, 27 de agosto de 2014

LAS PUERTAS ZIRÍES DE LA GRANADA TAIFA


Como veíamos en un artículo anterior, Granada, antes de su periodo nazarí, conoció un primer momento de esplendor durante las primeras taifas gobernada por los ziríes.
De esta etapa se conservan numerosos restos, siendo uno de los más interesantes los defensivos: una serie de puertas de las antiguas murallas que mantienen su típica estructura de arco de herradura.
De la primitiva alzacaba (Qadima), junto a un lienzo de abandonada muralla, se mantiene en pie la Puerta Moniata (o de la Albahaca).

Un poco más abajo (como resto de la muralla que rodeaba la alcazaba), se encuentra la Puerta de Elvira, aunque bastante modificada en época nazarí.

En el extremo contrario de dicha Alcaba Qadima (aunque posible ya edificada por los almorávides que utilizan su tradicional forma en codo) se encontraba la de las Pesas, pues en ella se colgaban las pesas defectuosas a partir del XVI, con la creación de mercados en la recién inaugurada Plaza larga.






















Ahora en los bosques de la Alhambra (gracias a su reconstrucción realizada por Torres Balbás), se encuentra la Puerta de Bibrambla (También llamada de las orejas o des manos  pues en ella se colgaban los miembros amputados por la justicia).

Sobre su cronología se mantienen duda si es zirí (últimos tiempos de Abd Allah) o ya almorávide.

Situada en la zona de Bibrambla era el final del sistema defensivo de la ciudad, ya extendida hacia la planicie y en donde se había instalado la nueva mezquita aljama (actual Iglesia del Sagrario en la catedral)






















Si regresamos hacia el Albaicín encontramos el mal llamado puente del Cadí (realmente puerta de los Adufes o de los panderos).

De él Sólo nos resta el arranque de un gran arco de herradura adosado a una torre. En ella se colocaba una doble reja de hierro en la que, a través de grandes láminas de metal movibles, se podía crear una pequeña presa para el abastecimiento del agua en momento de asedios (Bilal Sarr). Muy probablemente dicha puerta se comunicaba con la muralla por medio de una coracha.



UNA CAJA FUERTE DE TIEMPOS DE LOS ROMANOS


El arca de Turiaso del Museo de Zaragoza es una arca ferrata o caja fuerte de tiempos romanos.
Realizada en madera y forrada exteriormente de placas de bronce claveteadas de oro, tiene unos relieves centrales que representan  las figuras de Apolo, Abundancia y Mercurio y unas cabezas de Eros en el centro flanqueado por dos silenos. 
Aunque encontrada en un yacimiento del siglo IV, su semejanza con ejemplares italianos ha hecho que se piense en un objeto importado del siglo I.
Este tipo de cajas de caudales se solía instalar en el atrio de las casas, relacionadas con una pilastra y amarradas por medio de un recubrimiento de mampostería y un clavo que las amarraba a las zonas bajas

domingo, 24 de agosto de 2014

PEGO. LAS MURALLAS


Tras la conquista cristiana por parte de Jaime I de la zona y la constitución de Pego por medio de varias cartas puebla (de todo esto ya hablamos aquí), la villa se amuralló.
Lamentablemente, la Guerra de Sucesión de principios del XVIII destruyó casi todo el recinto del que todavía nos podemos hacer una idea en este plano

La única que se ha conservado (junto a un lienzo en el Museo de la ciudad) es la antigua de la Horta.
Creada en modos góticos y mudéjares, el portal asombra por su anchura y nos puede ayudar a imaginar cómo sería la villa


sábado, 23 de agosto de 2014

BENJAMIN Y EL NUEVO CONCEPTO DE LA CIUDAD

Levantar por cien veces, topográficamente, la ciudad desde sus pasajes y sus puertas, cementerios, burdeles, estaciones..., tal como antes se hizo desde sus iglesias y mercados. Las ocultas [...] figuras de la ciudad hechas de asesinatos, rebeliones, sangrientos nudos en la red de calles, y los nidos de amor, y los incendios...

Benjamin. Libro de los Pasajes