domingo, 12 de enero de 2014

LA CANTABRIA INTERIOR (1) DESDE EL DESFILADERO DE LA HERMIDA A FUENTE DÉ


La ruta que proponemos hoy penetra y bordea los Picos de Europa, internándose por la comarca de Liébana. Un ruta de Naturaleza brutal y un pasado verdaderamente espectacular


El inicio comienza ya de forma radical: un desfiladero en calizas de más de 20 kilómetros, el de la Hermida.

Los grandísimos paredones nos envolverán mientras seguimos la estrecha carretera que compite por el escaso espacio con el río Deva, que lo labró (aquí tienes más fotografías y el origen geológico).
Cuando terminemos el cañón un pequeño desvío a la izquierda nos permitirá una joya del románico: Santa María de Lebeña que Juan ya nos explicó aquí.

Si tenemos tiempos deberíamos tomar dirección hacia León para buscar Piasca y su asombrosa iglesia románica con un conjunto escultórico que siempre deja asombrado por su calidad y conservación.

El centro del recorrido (y de la comarca) es el pueblo de Potes, lugar de buen comer y lleno de edificaciones medievales, como su famoso torreón, hoy oficina de turismo.
Apenas a unos 4 kilómetros un desvío hacia la izquierda podemos acercarnos a Santo Toribio de Liébana. Aunque el monasterio actual no merece la pena, el lugar es un verdadero yacimiento de historia. En él vivió el famoso Beato, monje consejero de la incipiente realeza asturiana a comienzo de la Reconquista y creador del famosos Comentarios al Apocalipsis, cuyoas ilustraciones son de lo mejor que podemos encontrar en el prerrománico europeo. 
Si queréis saber más de él, ya le dedicamos un artículo a su figura y otro a sus ilustraciones.

Seguimos hacia delante siempre con las vistas poderosas de los Picos a nuestra izquierda. Al llegar a Cosgaya deberíamos parar. 
Cuenta la leyenda que allí nació el rey Pelayo y también murió su primogénito, Fabila, comido por un oso.
Si nuestras necesidades son menos espirituales en él se encuentra el Hotel el Oso, un magnífico alojamiento en plena naturaleza con una cocina de escándalo (no os vayáis de ahí sin probar los quesos y el Cocido Lebaniego).
Nuestra ruta sigue atravesando pueblos (algunos de ellos bellísimos, con restos medievales) para llegar a nuestro destino: Fuente Dé.

La Naturaleza se vuelve ya por completo desmesurada con un inmenso circo glaciar ante nuestros ojos (aquí tenéis un video de él).
Si nos sentimos con fuerza podemos tomar aquí el teleférico e iniciar las decenas de rutas marcadas (cuidado, rutas de alta montaña; hay que ir preparado)


1 comentario:

  1. el cocido liebaniego es DELICIOSO y super basto y todavía te ofrecen el consomé con pasta??? jaja es espectacular y de los CHULETONES??? ni hablamos...

    ResponderEliminar