miércoles, 7 de enero de 2015

ARQUITECTURA GÓTICA. LA EVOLUCIÓN DE LA BÓVEDAS


Como ya analizábamos en un artículo anterior la bóveda de crucería (u ojival) cambió radicalmente el concepto de la arquitectura del mundo gótico.
Sin embargo su utilización y formas fue variando a lo largo del estilo.

                         PROTOGÓTICO (SIGLO XII)

Bóveda sexpartita:  con tres nervios. Tiene problemas de apoyo para el nervio central que obliga a una doble disposición de soportes o tiene que descansar en una ménsula.


Cimborrio de la catedral de Sigüenza (fíjate como los nervios horizontales no se apoyan en ningún pilar, sino en una simple ménsula, haciendo más inestable la construcción)




                     GÓTICO PLENO O CLÁSICO (XIII y XIV) 

         Bóveda  barlonga: de forma rectangular y dos nervios.



      GÓTICO EN FASE MANIERISTA Y GÓTICO FLAMIGERO 
Bóvedas de terceletes (XIV) y estrelladas (gótico flamígero, XV y XVI) con una mayor multiplicación de nervios que no tienen función estructural (no sujetan) sino decorativa. Estos pueden ser terceletes, que unen claves secundarias, o combados, de perfil curvo. Tal cantidad de nervios genera múltiples baquetones (pilar fasciculado).




Bóveda de terceletes (nervios que no llegan a la clave central y crean claves secundarias). 
Magdalena. Jaen






















Bóveda estrellada. San Juan de Reyes.
 La diferencia con la anterior son los nervios combados que tienen forma curva y son simplemente decorativos
.





















Bóvedas estrelladas. Catedral Salamanca
.
En el siglo XIV y dentro del ámbito mediterráneo (tanto en fundaciones de órdenes mendicantes como en el gótico civil) se utilizó la techumbre de madera a dos aguas que se reforzaban con arcos diafragmas (de forma triangular en su parte superior para recibir esta techumbre de madera) como puedes ver en las siguientes imágenes
.




















Salón del Tinell. Barcelona
.
Santa Ágata. Barcelona
.
Atarazanas. Valencia
.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario