martes, 14 de abril de 2015

SOMBRA DE LA NOCHE. ESTOS ETRUSCOS TAN MODERNOS


En el museo Guarnacci de Volterra (Italia) se custodia este magnífico exvoto realizado a la cera perdida que el poeta D'Annunzio  bautizó como «Sombra de la noche»

Como podéis ver es una escultura sorprendentemente alargada en donde el cuerpo se ha convertido en una fina línea. Sin embargo, no por ello se pierden los rasgos sustanciales y podemos reconocer cabeza, brazos, sexos o piernas realizados a través de pequeñas incisiones.
Acaso como un exvoto de fertilidad (y que guarda bastantes características con los exvotos íberos o griegos) su modernidad es sorprendente.

Por eso no nos debe sorprender que fuera una de las obras favoritas de un escultor moderno llamado Giacometti que, en su época madura (y como ya vimos aquí) realizó decenas de esculturas filiformes de hombres, acaso influenciadas por esta obra y otras semejantes que se exhibían en el museo del Louvre.

De nuevo, una relación entre el arte antiguo y la modernidad que vio en él una inspiración para romper con el arte clásico (ya lo vimos con Picasso o Gauguin y lo egipcio, Brancusi y los ídolos de la Cícladas, o de nuevo Picasso y la escultura del periodo geométrico griego)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada