jueves, 5 de noviembre de 2015

EL BAPTISTERIO DE LOS ARRIANOS. RÁVENA


Construido en tiempos de Teodorico el Grande a finales del V o principios del VI, toma su nombre de la herejía arriana, diferenciándose así del llamado de los ortodoxos.
Su estructura mantiene las características típicas de arte de Rávena: uso del ladrillo, estructuras simples geométricas, uso de los mosaicos para el interior.

Al exterior encontramos una planta octogonal con cuatro ábsides (planta centralizada) de menor altura que el de los Ortodoxos.
Baptisterio de los Ortodoxos

En el interior la estructura se resuelve en una cúpula (sin transición de trompas o pechinas; lo que nos muestra una técnica menos depurada).

Sin duda alguna su parte más espectacular son los mosaicos de la cúpula (los únicos supervivientes).

En su centro se sitúa el bautismo de Cristo (un Cristo aún apolíneo, sin barba) en donde ya ha triunfado por completo la estética mental y didáctica de la Edad Media (sólo hay que fijarse en cómo se representan las aguas del río Jordán).

Curiosamente en él se mezclan elementos cristianos (San Juan, paloma del Espíritu Santo), con otros paganos (representación al modo clásico del río Jordán, como un viejo barbado)

En torno suyo se crea la característica procesión, esta vez con los doce apóstoles que es interrumpida por el tema de la Etimasia que ya explicamos aquí





.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada