viernes, 19 de febrero de 2016

LA NUEVA ROMA DE SIXTO V (1). LA CIUDAD HORIZONTAL Y SUS NUEVOS TRAZADOS




El cardenal Montalto pasó diecinueve años y dos papas sin hacer vida pública, ocupado en gastarse la fortuna que había amasado esquilmando a los enemigos de la Contrarreforma. De manera residual, sólo como empujado por las pasiones que le desataba la arquitectura, Montalto dedicó esos diecinueve años también a planear cómo se vería la ciudad (Roma) si de verdad fuera el centro del mundo - plan que ejecutó con violencia y perfección una vez que fue elegido papa bajo el nombre de Sixto V

                             Enrigue. Muerte súbita


Desde muy temprano, los papas intentaron reconvertir el campo de ruinas que era la Roma medieval, en el verdadero caput mundi.
En estas intervenciones se está elaborando, casi sobre la misma práctica, las ideas fundamentales del urbanismo barroco.
Aunque estas intervenciones se suceden ya en el siglo XV (como la famosa via Gulia), será durante la Contrarreforma avanzada cuando se terminen de concretar.
San Girolano de los Croatas. Roma

El Papa (mecenas e ideólogo) será Sixto V, ayudado por el arquitecto Fontana.
Apoteosis de Sixto V. San Girolano de los Croatas

La excusa perfecta será el Jubileo de 1600, intentando dar una nueva estructura urbanística a la ciudad pues (en palabras de Sixto V) Roma es "sede inquebrantable y trono venerable del bienaventurado Pedro (...) domicilio de la religión cristiana, madre y patria común de todos los fieles, obra segura de todas las naciones que, desde todo el mundo, confluyen en ti".
Una política de doble intención, tanto económica (generando nuevos ingresos que engrosarían las ya colmadas salas del Castel de Sant' Angelo) como ideológica, Roma como símbolo del nuevo Catolicismo.
Basílica de Santa María Maggiore

El tema elegido serán las basílicas mayores (con Santa María Maggiore como centro espacial) que son el escenario perfecto de la historia del cristianismo que comienza con los mártires y sus reliquias que están adquiriendo un papel fundamental en la nueva expresión de la fe, como ya vimos aquí
                                    Tomado de visionzenital.wordpress.com

Para ello Sixto V y el arquitecto Fontana idean una remodelación de la ciudad para comunicarlas.


(Sixto V) ha abierto en muchos lugares varias calles anchas y rectas de forma que cada cual pueda, a pie, a caballo o en carroza, partir del lugar de Roma que quiera y llegar casi directamente a los más famosos lugares de devoción, lo que ayuda a que la ciudad se llene de gente;... siendo esas calles frecuentadas por el pueblo, se construyen... con gasto en verdad increíble. Y conforme al ánimo de tan alto Príncipe, ha trazado las dichas calles de un lado a otro de la ciudad, sin atender a los montes y los valles que por allí la atravesaban;... haciendo nivelar aquéllos y rellenar éstos, los ha reducido a suavísimas llanuras y bellos lugares, descubriéndose en los sitios por donde pasan las partes más bajas de la ciudad, con variadas y diversas perspectivas, de manera que la devoción se alimenta incluso con el deleite de los sentidos" 
(D. Fontana, "Della trasportazione dell'obelisco vaticano e delle fabbriche di... Sisto V", 1590




Para ello se allanaron los desniveles y se demolieron ruinas (como el Septizonium) para crear grandes ejes urbanos "que no eran espacios habitables, sino transitables, potenciando el urbanismo de fachadas" (Checa y Morán) que permita una circulación de los peregrinos pero también (Maravall) una alineación del individuo en la masa de las grandes ceremonias colectivas (una masa que se ve a sí misma como parte fundamental del espectáculo, como ocurrirá en la Semana Santa)


Junto a este nuevo trazado horizontal se creó una segunda red de referencias verticales a través de obeliscos recuperados de las ruinas romanas que analizaremos en un próximo post.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada