jueves, 5 de mayo de 2016

Análisis y comentario. BRIGITTE BARDOT. SAURA


Tema. Como es habitual en el pintor nos encontramos con un tema real aunque fuertemente deformado. Si comparamos el título con lo representado nos resulta chocante, más cuando Briggitte Bardot fue considerada en los 60 como un mito del erotismo y la belleza. Este fuerte contraste es buscado por el autor que siempre busca el lado más desgarrado y terrible de la realidad.
En realidad se trataría de un retrato realizado como excusa para expresar una fuerte angustia vital. El parecido es por completo inexistente, pues se busca, ante todo, la expresión.
Técnica. Pintura acrílica sobre lienzo.
La composición. Sobre un amasijo de líneas y grandes manchas negras en la parte baja, que funciona como un verdadero pedestal, el cuello y la cabeza crean una fuerte diagonal que se acerca hacia el espectador, agrediéndolo.
La línea es de gran importancia. Por completo alejado a un dibujo académico o correcto, se busca la expresión a través de violentos brochazos que son la huella de un enorme trabajo y tensión realizada sobre el lienzo.

Esta búsqueda de la expresión se realiza a través de frotados, raspaduras e incluso goteos de pintura.
El color predominante es el negro, los grises y blancos sucios con pequeños trazos en rojos. Esta paleta sucia busca la expresión de la angustia y el desagrado del pintor.
Tanto la luz como la perspectiva al modo clásico han desaparecido

COMENTARIO.
Saura pertenece a un amplio movimiento pictórico posterior a la Segunda Guerra Mundial denominado informalismo o expresionismo abstracto. Dicho estilo arranca en Estados Unidos en torno a la figura de Pollock y Kooning .
En sus orígenes, estos pintores buscan una expresión fuerte y directa que hable al espectador de las miserias y aspectos terribles del mundo, conectando de esta manera con ciertos aspectos de la filosofía existencial en donde el mundo es visto como algo terrible, cruel y sin sentido (Sartre, Camus).
Para la expresión de estos sentimientos de angustia se toman técnicas surrealistas (escritura automática) a las que se añaden una singular violencia a la hora de realizar las obras que tienen formatos cada vez más grandes para incluir toda la visión del espectador.
De esta manera, los autores toman el acto de pintar como una especie de batalla en donde liberar todos sus sentimiento negativos, siendo el cuadro los restos de esta violencia expresados en pinceladas agresivas, figuras (cuando existen, como en este caso) reducidas a sus rasgos más representativos y fuertemente deformadas, goteos de pintura (driping), salpicaduras y raspaduras... Todos fruto de un acto no del todo racional que busca la plasmación en el lienzo del horror y la violencia, como bien visible es en esta obra.


En el caso español, por lo demás, toda esta problemática se mezcla con la represión de la dictadura franquista ante la cual se reacciona con esta especie de gritos que critican la situación, poniendo el acento en sus aspectos más dramáticos, tal como hace el grupo El Paso (Saura, Feito, Millares) como otros artistas como sería el caso de Tapies que recurrirá a la expresión de los materiales como tierras, trapos...




















No hay comentarios:

Publicar un comentario