lunes, 23 de mayo de 2016

EL MIRÓ MÁS ORIENTAL. DEL GESTO AL VACÍO ZEN


Todos tenemos en la mirada el Miró más infantil (que no lo es tal, como ya vimos aquí). Sin embargo, su obra es mucho más rica (como ya vimos en sus Pinturas Salvajes, el Miró político o la cerámica).
A partir de los años 40, cuando se traslada a EE UU durante la Guerra Mundial, conoce de primera mano numerosas ideas orientales entonces en boga gracias a la Escuela del Pacífico (especialmente el zen)

Comienza entonces una fértil convivencia con la filosofía oriental que se plasma en un primer momento en la grafía, la caligrafía zen como una forma espontánea (pero largamente preparada en el ánimo del pintor) de expresión del ser más interior, lejos de cualquier tipo de "engaño de lo falsamente real" (las apariencias).

Posteriormente, Miró realizará dos viajes a Japón (el primero en 1966) que le llevará a conocer toda una riqueza espiritual sorprendentemente afín a su espíritu, siempre aventurero (aunque siempre en aventuras interiores).
Se gesta así lentamente una pintura en la que cada vez se valora más el vacío y la sencillez que le permitan al espectador una visión mucho más trascendente de la pintura y de él mismo, semejante a la de otro gran "orientalista" contemporáneo, Ives Klein



Limitándome a unas pocas líneas, intenté dar al gesto una calidad tan individual que se convertía casi en anónimo, como un acto universal. A causa de ello, existe quizás una cierta similitud entre estos trabajos y lo que podía llamarse pintura meditativa o contemplativa. Por eso pedí que pusieran un banco delante de mis telas. Así la gente puede sentarse a contemplarlas hasta sumergirse ene ellas (...) Suprimir todas las jerarquías del mundo de los objetos y de los signos. Delante de estos cuadros, uno debería sentirse como si estuviese en un templo donde absolutamente nada pudiera deshacerle del tema de la meditación.
Miró

Por el momento os animo a entrar en él a través de estas instrucciones y próximamente seguiremos trabajando en el proceso


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar en este blog. Tus sugerencias serán siempre bienvenidas.
No olvides que si publicas un comentario estás aceptando algunas normas.
Por favor, sé respetuoso en tus palabras. Por supuesto puedes estar en desacuerdo con lo dicho en este blog, y también criticarlo, pero guardando las normas básicas de educación.
No se admite spam y contenidos publicitarios (serán eliminados)
Por el hecho de comentar aceptas nuestra política de privacidad (ver en apartado política de privacidad y aviso legal) y dando consentimiento explícito a que figuren aquí los datos con los que firmes o te registres (recuerda que puedes hacerlo con tu perfil blogger, nombre y URL o en modo anónimo; no es necesario email)
Si no quieres dar consentimiento, no comentes. Si tienes dudas, visita la política de privacidad.

Responsable de los datos: Vicente Camarasa (contacto correo en la parte superior derecha del blog)
Finalidad: moderar los comentarios.
Legitimación: consentimiento del usuario
Destinatarios: el sistema de comentarios de Blogger.
Derechos del usuario: acceder, rectificar, limitar y suprimir datos (si los hubiera)