miércoles, 18 de mayo de 2016

EL NEOEXPRESIONISMO ALEMÁN. (1) BASELITZ

Pájaro detras de un cristal II

Nacidos al mundo del arte a principios de los 70 e internacionalizados en los 80, los autores del llamado neoexpresionismo alemán reaccionan con la geometría minimal y la falta de artisticidad conceptual retornando a la figuración.
Sin embargo, su vuelta a la pintura, está marcada por todas las experiencias anteriores y (debe) perder cualquier tipo de ingenuidad.
Tradicionalmente se ha vinculado el expresionismo como algo puramente germánico (El Puente), por lo que su utilización tiene un profundo sentido "patriótico" que intenta superar el lastre histórico de la culpa nazi.
Estilísticamente su estilo entronca mucho más con el expresionismo abstracto de Pollock (del que se hizo una gran exposición retrospectiva en Berlín en 1958), Bacon y, sobre todo, el último Picasso y su alegría de pintar que ya vimos aquí. Su sensación matérica, las largas pinceladas de pintura fluida, el placer mismo de la pintura serán básico para estos artistas.


Centrándonos ya en la figura de Baselitz, sus obras tienen ese manejo del pincel y la materia del que hablábamos en Picasso al que añade el truco (sólo simple a primera vista) de girar los cuadros y "ponerlos boca abajo"
"Esta inversión del motivo", como  defiende Anna María Guasch, "se propone convertirlo en pintura pura".
Hermana rosa

Pues aunque normalmente no se comente, estos cuadros no están pintados y luego girados, sino pintado (y pensados) ya girados, con una composición y uso del color definido para este sentido (curiosdamente, sus obras, una vez giradas, quedan por completo descompensadas).
Se nos propone así una inversión de las jerarquías y, en el fondo, de nuestra manera de mirar. Sus personajes se convierten en figuras colgantes que nos interpelan con perplejidad, como si fuéramos nosotros los que estamos mal colocados (como se ve, nada de ingenuidad, mucho más posmoderno de lo que podríamos ver en un primer momento)
Y es que en un mundo sobresaturado de imágenes, Baselitz actúa subrayando la importancia de la mirada como una actividad de interpretación compleja que nos hace verdaderamente humanos, cuestionando nuestra apatía de consumidores visuales televisivos (ya internautas) en donde, como diría Baricco, apenas si surfeamos sobre la realidad, sin profundizar en ella


1 comentario:

  1. Magnífico artículo, esclarecedor. Mi felicitación.
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar